The Babbel Blog

Online Language Learning

Curso de dialectos alemanes: por qué Babbel se llama Babbel y otras historias divertidas que se esconden detrás del escenario del nuevo curso

Posted on January 7, 2013 by

Thank you for sharing our writing!  Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este post en: Inglés (English), Francés (Français), Aléman (Deutsch), Italienio (Italiano)

“Wos babbelscht’n du do?” – Esto no es alemán. ¿O sí lo es…? De hecho, sí es alemán. En dialecto hessiano significa “Was redest du denn da?” (“¿Qué estás diciendo?”).
 Escuchar aquí
Si aprendes un nuevo idioma, lo más práctico es aprenderlo en su variante estándar. Pero muchas lenguas, como por ejemplo el alemán, tienen diferentes dialectos, los cuales nos permiten comprender de una manera fantástica cómo es la gente y cómo vive. En Babbel pensamos que con un curso de dialectos no solo podríamos mostrar de forma simpática cómo puede sonar el alemán, sino que también ofreceríamos una visión más amplia de la diversidad del alemán y de sus gentes.

Durante la producción del curso, nosotros mismos nos divertimos mucho descubriendo el alemán, que es la lengua materna de muchos de nuestros empleados. Y nos sorprendió que muchos de nosotros pudieran hablar un dialecto (“¡Eh, no sabía que podías hablar hessiano, uau!”). Ello nos llevó a conversaciones divertidas del tipo “¡No, no había oído esta palabra en mi vida!” o “¿De verdad que llamáis Bagges a un frikadelle? ¡No lo puedo creer!”. La pausa para comer resultaba un momento ideal para preguntar a los compañeros de trabajo de dónde venían y dónde se criaron. Tras esta introducción siempre venía la pregunta: “Así que debes de hablar un dialecto, ¿verdad?”. Resumiendo: nos conocimos mejor los unos a los otros y desde un ángulo completamente distinto.

 Cuando empezamos a grabar, nos partíamos de risa.

Tuvimos que grabar algunas frases una y otra vez porque nuestros actores estallaban en carcajadas. Pero al final, los dolores de estómago provocados por las risas valieron la pena. En el curso de dialectos, que actualmente consta de seis dialectos (berlinés, alto franconiano, hessiano, suabo, sajón y bávaro), aprenderás que si pides un Weckla en Suabia, un Semmela en Franconia o un Schrippe en Berlín, siempre te darán el mismo panecillo. También entenderás a un bávaro si habla de un Hallodri (inútil) y sabrás qué es un Kräbbel (el típico pfannkuchen) hessiano. No solo aprenderás algunas palabras regionales para designar la comida y otras cosas de la vida diaria, sino que también conocerás las regiones en las que se hablan los dialectos y cómo son sus habitantes. Y finalmente desvelarás el misterio de por qué Babbel se llama Babbel: significa hablar, decir en dialecto hessiano. ¡Así que vamos a babbelear alemán con el curso de dialectos de Babbel!

 

Maren trabaja en Babbel desde septiembre de 2011. Como gestora de proyectos ha creado, entre otros, el curso de dialectos. Se crió en Berlín, pero, dado que su madre es de Hesse y su padre de Baviera, desde niña ha conocido las variantes regionales del alemán. Sus parientes de Sajonia y Turingia y también su marido, que es de Franconia, contribuyen al hecho de que a veces pida un Schrippe en Baviera o busque un Kräbbel en Berlín…

Thank you for sharing our writing!  Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Leave a Reply