The Babbel Blog

language learning in the digital age

El holandés: ¡el país de los tulipanes te está esperando!

Posted on February 19, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Las opiniones sobre el holandés son muy dispares: desde “suena tan dulce” hasta “parece una enfermedad de la garganta” hay opiniones para todos los gustos. Con nuestro primer curso de holandés para principiantes no solo aprenderéis a pronunciar el idioma correctamente sino también vocabulario y las primeras reglas gramaticales, que os ayudarán a comunicaros durante vuestra próxima estancia en el país.

Hasta el momento en Babbel solo había un entrenador de vocabulario de holandés, en cambio ahora se puede aprender, por ejemplo, a negar afirmaciones y preguntas. Esto puede sonar banal, pero tal vez has aprendido la frase “quisiera un té” y necesitas la negación, porque justo ahora no quieres té. También era importante para nosotros crear una lección con frases útiles para la vida diaria, para poder decir, por ejemplo, que no entiendes algo y para preguntar a alguien si te podría mostrar el camino también en el plano y así poder seguir mejor sus indicaciones.

Entonces, cuando estés allí tal vez te atreverás a pedir un “koffie verkeerd” (café con leche) o incluso una ”kippensoep” (sopa de pollo) y “een portie bitterballen” (una ración de albóndigas). Y quien se haya preguntado más de una vez qué quiere decir la palabra “lekker”, que los holandeses no paran de repetir, finalmente descubrirá que “lekker” no solo se utiliza para decir que la comida está “rica” sino que también se puede “lekker slapen” (dormir bien). Asimismo, el encanto del holandés reside en el arte de decirlo todo en diminutivo, desde el “cadeautje” (regalito) hasta el “autotje” (cochecito). Para los estudiantes esto tiene la ventaja de que, si alguna vez no conocen el artículo de una palabra, pueden recurrir a la forma diminutiva, que solo puede llevar un artículo concreto.

Y otro detalle sobre la pronunciación: al principio la “g” puede sonar extraña porque se pronuncia de una manera poco habitual. Pero en seguida uno se acostumbra a pronunciar la “g” de forma gutural y se olvida del prejuicio de la enfermedad de la garganta. También hay una clara diferencia entre el Norte y el Sur a la hora de pronunciar este sonido. En el Sur (también en Bélgica) se pronuncia de forma más suave que en el Norte. Así pues, al poner sonido al curso, hemos utilizado una voz procedente del área de distribución norte y una voz del área de distribución sur (Bélgica) del holandés. De esta forma podréis oír desde el principio las diferencias en la pronunciación y también practicaréis la comprensión oral.

Veel plezier ermee! (¡Que os divirtáis!)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Leave a Reply