The Babbel Blog

language learning in the digital age

El amor: ¿la más fuerte motivación para aprender un idioma?

Posted on December 14, 2011 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Qué es lo que motiva a las personas a aprender un idioma? La lista de las posibles razones es interminable: para algunos se trata de un pasatiempo o, incluso, de una verdadera pasión; otros aprenden un idioma de una manera completamente pragmática, sea para estudiar o para trabajar en el extranjero.
Sin embargo, la motivación más fuerte suele ser el deseo de mantener amistades o relaciones de comunicación bilingüe.  Muchos de los usuarios de Babbel afirman que están aprendiendo un idioma para comprender mejor a su pareja y a la familia de esta, y para poder arreglárselas con independencia el país de la persona que aman.

Nos parece que se habla mucho de la educación bilingüe de los niños, pero muy poco de aquello que va antes: las parejas bilingües y sus necesidades a la hora de aprender idiomas… Ahora queremos tantear el terreno y preguntaros por vuestras experiencias (propias o de vuestro círculo de amigos). ¡Regaladnos 5  minutos de vuestro tiempo y contadnos algo!

Breve cuestionario sobre relaciones bilingües

Teniendo en cuenta que el amor puede ser un estupenda vía para aprender un idioma y que las emociones no sólo son una motivación, sino también un apoyo para los  procesos de aprendizaje en el cerebro, hemos creado un formato de curso propio para dedicarlo a este tema:  en nuestro nuevo curso de inglés  ‘Love Letters’ podrás seguir la historia de Nicholas y Olivia, quienes se conocieron y empezaron a querer a través de un portal de online dating. ¡Una emocionante historia de amor para temblar, sentir y aprender con los protagonistas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Sobre perfiles y planes: Resultados de la encuesta sobre el aprendizaje de idiomas

Posted on October 10, 2011 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Resultados de la encuesta sobre el aprendizaje de idiomas
Desde finales de mayo hasta julio se ha desarrollado aquí en el Babbel-Blog nuestra gran encuesta sobre los consejos de aprendizaje de Anne. 1774 personas han participado – en alemán, ingles, español, francés e italiano. La respuesta fue abrumadora: solamente los comentarios abarcaron más de 100 paginas. Leímos cada uno de ellos. Los contamos, clasificamos y evaluamos. Por fin, podemos dar los primeros resultados, que hacen tambalearse el mito de aprendizaje visual, auditivo o táctil.


La aprobación general sobre las recomendaciones para el aprendizaje es muy alta, con una media del 75%. Sin embargo, en dos consejos las opiniones están claramente divididas:

1. Hazte un plan y no te sujetes a él.
2. Tu perfil de aprendizaje cambia continuamente.

Solo el 57% están de acuerdo con estos dos consejos. El 24% no están seguros, y el 18% no los recomendarían a otros.

1. Aprende siguiendo un plan

Hazte un plan y no te sujetes a él.

El 18% de los participantes establecen un plan y se sujetan a él.

Un plan es necesario. Si se quiere aprender de manera efectiva, a veces hay que ser estricto con uno mismo.

El 29% tiene miedo de atascarse, cuando se apartan demasiado del plan.

Hay que conocerse muy bien a uno mismo. Quizás habría que tener desde el principio un plan muy concreto.

El 35% tienen un plan, del cual siempre se apartan.

No se debe llevar un plan de manera testaruda, si no también improvisar, es más divertido.

Me diseño un plan, pero normalmente se derrumba ya tras la primera semana…. pánico al trabajo o distracciones en casa, etc.

El 16% opinan que no necesitan ningún plan.

Creo que lo importante es simplemente estar metido en lo que haces, ¡y para eso no se necesita ningún plan, sino mucho empeño!

2. Perfiles de aprendizaje

Tu perfil de aprendizaje cambia constantemente.

El 47% de los participantes no pueden asociarse a un determinado perfil de aprendizaje.

Mi profesora intentó también identificar mi perfil de aprendizaje… pero parece que no tengo ninguno, cambio continuamente.

Nadie está todos los días en la misma disposición de ánimo.

El 33% nunca reflexionó sobre ello.

Yo creía que los perfiles de aprendizaje estaban prefijados. Si no, mejor. Quisiera saber más sobre esto.

El 18% cree que los estilos de aprendizaje son fijos.

Mi opinión es que en cada persona predomina un perfil de aprendizaje, aun cuando todos están disponibles.

¿Mitos en los perfiles de aprendizaje?

En los resultados sobre perfiles de aprendizaje llaman la atención dos cosas:

El 15% de los participantes hispanohablantes creen que los perfiles de aprendizaje son sólidos. En los otros idiomas el porcentaje varía también entre el 13% y el 16%, solo en el caso de los de lengua alemana el 23% cree en los perfiles de aprendizaje.

En los casos en que la respuesta elegida fue “Creo que sí, que tengo un determinado perfil de aprendizaje”, preguntamos en otra casilla: “¿qué perfil de aprendizaje es el tuyo?”. Solo el 27% de las respuestas se refieren a un modelo que clasifica el perfil de aprendizaje según los sentidos (vista, oído, tacto).

Mantener la lectura y la escritura a mano

En cambio, el 31% apuntan a un concepto totalmente diferente de “perfil de aprendizaje”:

Necesito tiempo y tranquilidad. ¡Bajo presión y alboroto no se puede!

Perfil de aprendizaje caótico.

De todos los participantes de la encuesta sólo apenas el 5% se consideran pertenecientes a perfiles de aprendizaje auditivo, visual o táctil.

Hemos preguntado sobre la cuestión a la Profesora Dr. Juliane House, investigadora de aprendizaje de idiomas en la Universidad de Hamburgo. Ella lo confirma: “Para los estilos de aprendizaje no hay ninguna evidencia científica. Las personas y sus maneras de aprender no pueden clasificarse categóricamente. Cada persona aprende de forma individual.” Un aprendizaje exitoso funciona principalmente a través de la inclusión de la mayor cantidad de canales sensoriales posible. A través de la estimulación de diferentes áreas del cerebro se puede asociar y almacenar mejor la información.

Cada persona aprende de forma individual

Cada persona aprende de forma individual. Todos tenemos nuestras propias fortalezas, debilidades, trucos y métodos. Nosotros, en Babbel, os damos las gracias por la maravillosa variedad de comentarios, de los que hemos aprendido mucho. Os transmitiremos este nuevo conocimiento, ¡prometido!

Escucho cómo otros lo hacen. Esto me da nuevas ideas.

Este post en: Alemán (Deutsch), Inglés (English), Francés (Français), Italiano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Cuatro idiomas, cuatro historias muy personales

Posted on July 27, 2011 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Anne, Janet, David y Crisi del equipo Babbel nos cuentan por qué se decidieron por aprender turco, holandés, polaco e indonesio.

Anne: Turco

Ankara: on the road. Photo by Max PinucciDesde que era una niña pequeña, me extrañaba el comportamiento de los niños de nuestro patio trasero en Berlín. Siempre gritaban muy fuerte mi nombre. Cuando yo les contestaba gritando desde la ventana, “¿¿pero qué pasaaa??”, solo me miraban perplejos. Cuando dejaba de asomarme y regresaba a la casa, empezaban los gritos de nuevo: “¡Anne! ¡¡Anneeee!!”

Anne en turco significa “mamá”. Si alguno de los adultos que conocía en aquellos días hubiera podido hablar turco, me hubiera ahorrado estar semanas rompiéndome la cabeza.

Finalmente casi 30 años después estoy aprendiendo turco. Después de unas semanas de aprendizaje, Berlín es una ciudad completamente diferente. Los negocios que antes tenían nombres crípticos para mí de repente resulta que son escuelas de manejo de nombre “estrella” o “café del puerto”. Ahora mis vecinos tienen nombres que puedo pronunciar. Los dulces en la tienda ya no son “eso de ahí”.

En el parque o en el metro afino el oído: solo poner atención a si alguien esta hablando turco me deja apreciar la ciudad de una manera diferente. En algunas ocasiones hasta entiendo algunas frases.

“¿Por qué el turco?”, me preguntan siempre. Mis tres principales condiciones para aprender un idioma, el turco las cumple: buena música, deliciosa comida y una gramática entretenida.

Ahora pienso lo bueno que habría sido aprenderlo 30 años atrás. La pregunta no es “¿por qué el turco?” si no “¿ por qué nunca antes?”

Anne de Berlín dirige la Atención al Cliente y aprende turco con Babbel.

Janet: Holandés

Dutch pride contributeEl holandés no es el idioma con el sex appeal mas grande en Europa. En la escala de los idiomas más queridos deben estar otros. Me interesé por el holandés gracias al amor: mi esposo es de Zeeland, que es una provincia ubicada al sur de Holanda. Cuanto más me dedico al idioma, más estímulos encuentro para aprenderlo.

En todo el mundo más de 30 millones de personas hablan holandés, no solo en Holanda sino también en Bélgica, Sudáfrica, en el Pacífico Sur y en Sudamérica (Curazao).

La gramática holandesa no es tan temible como la alemana y la ortografía es más lógica que la inglesa. A menudo se dice que el holandés no es un idioma sino “un dolor de garganta”. La articulación del holandés tiene lugar en un punto de la garganta mucho más atrás que en el caso del alemán o del inglés. Un truco fácil es relajar los músculos de la cara y la garganta al hablar y dejar la mandíbula un poco colgada – y así se convierte la pronunciación holandesa en un relajante ejercicio de spa.

Ok, quizás es más fácil decirlo que hacerlo. Las 13 vocales y los 4 diptongos del holandés son mas fáciles para los suizos, noruegos o hablantes de hebreo – como mi lengua materna es el inglés me peleo con la pronunciación de Scheveningen, una playa donde vamos a menudo de vacaciones, o – aún más embarazoso – el nombre de mi amado.

Afortunadamente los holandeses son una gente muy comprensiva y se toman mi desfiguración de su bonito idioma con un humor sano. Bedankt! (gracias!)

Janet de la isla de Tasmania en Australia construye cursos de inglés y aprende holandés con Babbel.

David: Polaco

Warsaw. Photo by UggBoy♥UggGirlEste idioma es una locura. ¡Qué letras tan raras! ¿Cómo se puede pronunciar “Wszystkiego najlepszego!”? ( ¡Felicitaciones!) Nunca me imaginé estar algún día en contacto con este idioma. Para mí era más importante el italiano, el francés e incluso el japonés. Ahora le doy gracias al destino por haber cruzado en mi camino el idioma polaco.

Cuando llegué a Frankfurt /Oder en mi año de intercambio estudiantil, quería principalmente mejorar mi alemán. Pero viviendo cerca de la frontera polaca era necesario hablar también un poco de polaco… y en mi universidad se ofrecían cursos de este idioma. Pensaba sin poder decidirme: ¿no será demasiado difícil? ¿lo podré lograr? Sí, claro que tengo tiempo, para un aprobado ha de llegarme.

De esta manera me inscribí para cursar “nivel 1a de polaco”. Al final la pronunciación no era para nada tan difícil. Descubrí que el polaco es casi como el ruso pero con nuestro alfabeto latino, a pesar de que es un idioma eslavo. Eso me pareció muy interesante.

Los polacos son muy amables, siempre quieren ayudar, el país es también hermoso y la cultura es realmente fantástica.

Después de un año y medio tengo ganas de seguir estudiando este idioma, porque así puedo conocer de cerca la belleza de una cultura como esta.

David de Bogotá, Colombia, obtuvo una calificación de sobresaliente en los dos semestres de polaco. Construye cursos de español y aprende polaco con Babbel.

Crisi: Indonesio

South Sulawesi. Photo by zhaffskyMe gusta aprender toda clase de idiomas “solo un poco” … preferentemente aquellos que son exóticos y agotadores, como el tailandés y el árabe. Todo al mismo tiempo.

No se llega muy lejos, cuando uno no aplica tiempo y energía. Con el indonesio es muy diferente. En este momento es mi idioma favorito, porque:

  • se habla en varios países tropicales apasionantes a los cuales me gustaría viajar:
    • El archipiélago indonesio comprende cerca de 17.500 islas con una superficie total de 1.912.988 km2, incluyendo además Malasia y Singapur
    • Interesante cultura ancestral – por ejemplo Borobudur en Java, Georgetown en Malasia,
    • Una atractiva fauna y flora – jungla, volcanes, lagos; tigres, orangutanes, y los casi extintos rinocerontes de Sumatra
  • Es uno de los idiomas más fáciles que se puede aprender:
    • Con escritura latina – sin signos de escritura complicados
    • La pronunciación no es complicada – se puede leer de manera directa casi sin errores
    • Gramática extremadamente simple
  • Está más extendido de lo que se cree:
    • 162 millones de personas hablan indonesio
    • El malasio es casi idéntico al idioma indonesio – con este suman 12 millones más
    • en Singapur entre el 12 y 16 % de la población habla indonesio
    • ¡Que útil! Así se llega lejos.
  • Mucho de este idioma es interesante y divertido:
    • Palabras compuestas que al separarlas pueden ser muy poéticas:
    • Mata hari = ojo día = ojo del día = sol
    • Orang Utan = hombre bosque
  • Soy una fan de lo estructurado! Como se pueden dar cuenta en este párrafo del blog ;).

Crisi es la clásica berlinesa por elección, trabaja en márketing y aprende portugués y indonesio con Babbel.

Este post en: Alemán (Deutsch), Inglés (English), Francés(Français)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Los consejos para el aprendizaje de Anne

Posted on June 3, 2011 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

AnneAnne Matthies dirige el Equipo de Atención al Cliente de Babbel. Desde 1997 estudia con pasión idiomas extranjeros de forma autodidáctica, y desde entonces ha logrado hablar italiano, inglés, francés, ruso y chino a un nivel avanzado. Aquí reúne en once consejos lo que a ella le ha resultado de especial ayuda en el aprendizaje de lenguas.


1. Hazte un plan y no te sujetes a él

“Yo no entender” lo entiende cualquiera. Para unas vacaciones llega perfectamente, pero en una conversación telefónica de negocios sería embarazoso. Sé claro sobre tu objetivo: ¿Necesitas la lengua extranjera para el trabajo o para un viaje? ¿Para presumir, para hacer algo diferente o para pensar de forma diferente? Establece tu objetivo. Hazte un plan, cuánto tiempo vas a dedicar a la nueva lengua y qué querrías aprender a continuación.

No te sujetes al plan.

¿Hoy prefieres estudiar el subjuntivo o los signos del zodíaco, aunque no lo necesites en absoluto? ¡Piérdete un poco! ¡Disfruta del salirte del camino! ¡Vuela con tu mente! Tu plan es un bastón en el que apoyarte cuando tus alas se quedan sin fuerzas. Sólo lo necesitas cuando no se te ocurra qué hacer, cámbialo siempre que quieras.


2. No tengas prisa por empezar a hablar (si tienes tiempo)

Si no tienes nada que te obligue a aprender tu nueva lengua en un lapso de tiempo breve, habla en la otra lengua sólo cuando realmente sientas el deseo de hacerlo. Hasta entonces simplemente escucha. Antes o después saldrá de ti a borbotones, en ese momento no podrás hacer otra cosa que imitar esos extraños sonidos.

Cuando una palabra nace dentro de ti sin presiones externas, es tuya para siempre. Nunca olvidaré cómo de modo totalmente inesperado, tras meses de sólo escuchar, de repente hablé chino en la bañera. No te pierdas esta maravillosa sensación.


3. Tu perfil de aprendizaje cambia continuamente

A menudo se habla de perfiles de aprendizaje auditivos, visuales y otros. Tú a veces perteneces más a un perfil, a veces más a otro. El perfil de aprendizaje de uno cambia como el humor: desarrolla el olfato para saber qué es lo que mejor te va en cada momento. En un momento dado te puede apetecer cerrar los ojos y simplemente escuchar. Y entonces es cuando realmente las imágenes y las letras saltan sobre ti. Otra vez querrías hacerlo todo tú mismo: pronunciar frases, escribir o cantar. Y otras veces quieres hacer todo ello al mismo tiempo.


4. Aprende desde el principio expresiones

Los refranes y los giros lingüísticos son la sal de la sopa de lengua extranjera. Escoge desde el principio un giro idiomático que te resulte especialmente gracioso. Imagínate plásticamente –lo que literalmente dicen- las expresiones “laid back”, “down to earth”, “se me fue la cabeza”. Las traducciones literales normalmente no tienen sentido – pero resultan a menudo bastante divertidas. “Soy veintidós años viejo”, dicen los alemanes para decir que tienen veintidós años. Pártete de risa, cuéntaselo a tus amigos. Estas diferencias te llevan a sentir la lengua, te enriquecen y te mantienen de buen humor para seguir aprendiendo.


5. Sé tú mismo

No restrinjas tu aprendizaje a determinadas situaciones. ¿De qué hablas en tu lengua materna? ¿Qué te interesa? ¿Qué es lo que más te enfada? De cómo se dice algo en la lengua que estás aprendiendo te puedes dar cuenta mucho más fácilmente cuando realmente quieres decirlo.


6. Deja un poquito el ordenador

Las tarjetas de vocabulario y el sistema de repaso son fantásticos. Pero de vez en cuando apaga también tu ordenador e intenta recordar sin él lo que has aprendido. Construye reglas mnemotécnicas en tu cabeza. Tómate todo el tiempo que necesites. A veces una palabra está “otra vez ahí” sólo tras un par de minutos. Lo comprobarás: Aquello que eres capaz de producir por ti mismo sin ayuda, se graba de un modo totalmente diferente en tu cerebro.


7. No te encierres en casa

Si siempre estás sentado en la misma silla aprendiendo las mismas frases, probablemente estarás perdido cuando tengas que repetirlas en la calle. Lleva contigo a todas partes la lengua extranjera en tus pensamientos. Pide tu plato favorito en tu restaurante habitual en la lengua que estés aprendiendo. Cuando vayas en metro, imagínate que no tienes billete y tienes que explicárselo al revisor.


8. ¡Canta!

La gramática se aprende maravillosamente con canciones pop. Escoge una canción pegadiza en tu lengua extranjera. Escúchala y cántala, con o sin auriculares, en la ducha, en el coche y en la bici.


9. Escenifica tu propia inmersión lingüística

¿Estás aprendiendo francés? ¡Hazte un día francés! Escucha una radio francesa, ve una película francesa, cocina un plato francés, lee un periódico francés y busca las últimas palabras que has aprendido en google.fr . No te preocupes si no entiendes más que una mínima parte de todo. Pega notitas adhesivas con los nombres franceses en todos los objetos y muebles de tu casa, habla solo y mangonéate a ti mismo en francés.


10. ¡Atrévete a cometer errores!

Nada te estorbará más en el aprendizaje de una lengua extranjera que un temprano perfeccionismo. ¡Ten el valor de hacer todo mal y escribe, canta o empieza a chapurrear aunque sean cosas sin sentido!. Una nueva expresión se convierte en tuya solo cuando la utilizas. Que la uses correctamente desde el principio no tiene ninguna importancia. De tus propios errores aprenderás increíblemente, tan solo tienes que confiar en ti mismo al hacerlos.

Si te resultase difícil, acuérdate de lo encantadores que resultan en otras personas un acento fuerte, la pronunciación incorrecta y una gramática con errores. ¿No te da pena cuando tu amiga francesa de repente empieza a hablar castellano sin acento y sin errores?


11. No te rindas

Aprender una nueva lengua a veces se siente como un puro masoquismo. ¡Qué rápido se olvida todo! ¡Otra vez has pasado varios días sin hacer nada! ¡Te habías alegrado tanto de lo que ya sabías, y ahora resulta que no entiendes ni papa!

Todo esto pertenece al proceso de aprendizaje y así debe ser. No te dejes derrotar por ello. Laméntate, patalea, maldice. Pero no abandones. Volverás a reírte, a parlotear y a desbordar alegría. Una nueva lengua es un nuevo mundo. Conquístalo para ti disfrutando.


¿Y tú? ¿Qué opinas de los consejos de Anne? ¿Qué te estimula en tu aprendizaje? ¿Qué perfil de aprendizaje es el tuyo? ¡Participa en nuestra encuesta sobre los consejos para el aprendizaje! Responder a la encuesta


El post original en alemán

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone