The Babbel Blog

language learning in the digital age

¡Atención! ¡Falsos amigos!

Posted on March 28, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Babbel ha empezado a dedicarse a los falsos amigos. No os preocupéis, en nuestro nuevo proyecto no se dan cursos de coaching personal. ¡La elección de vuestro círculo de amigos sigue siendo cosa vuestra! Nuestro flamante nuevo formato de curso os va a ayudar a esquivar con destreza los peligros de la confusión lingüística…

Este curso se centra en los “falsos amigos” léxicos, que pueden convertirse rápidamente en malentendidos entre la lengua materna y el idioma extranjero. Los falsos amigos son palabras que se escriben de forma muy parecida o tienen un sonido similar y, por consiguiente, resulta tentador pensar que su significado es fácil y lógico. Si, por ejemplo, un aléman quiere hablar – ya sea en francés, italiano o español – de la última Demonstration  (manifestación) contra los políticos corruptos, parece obvio utilizar démonstration, dimostrazione o demostración. ¡Pero ni por asombro! En estos idiomas, el término hace referencia más bien a una presentación.

Con la palabra Gymnasium, el alemán también quiere ser diferente. Tanto gymnasium, gymnase, como gimnasio se refieren a un lugar en el que se fortalecen los músculos y no a un instituto de formación para estudiantes preuniversitarios en plena pubertad.

Y cuando palabras parecidas tienen significados completamente distintos en muchos idiomas, el lío es ya tremendo. Por ejemplo, la palabra inglesa con connotaciones positivas gift (regalo) da más bien miedo a un alemán (veneno). ¿Y qué sienten los suecos, los noruegos y los daneses si para ellos gift significa casado (gift en sueco ; gift en danese) ? “¡Dios mío! I feel so lost in translation!” Descúbrelo tú mismo.

Aquí puedes consultar los “falsos amigos” en tu idioma de aprendizaje:

“falsos amigos ingleses”

“falsos amigos alémanes”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Los modismos italianos le dan sabor a tus cursos de Babbel

Posted on November 29, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este post en: Alemán (Deutsch), Inglés (English), Francés (Français), Italiano

Casi nadie lleva tanto tiempo en Babbel como Barbara. Hace apenas cinco años, esta traductora italiana y Licenciada en estudios finlandeses empezó como freelance (entonces aún era estudiante) en los departamentos de Content y Support. Desde este año es un miembro más estable y fundamental de nuestro equipo de Content. Barbara siempre aprende nuevos idiomas y sabe qué significa tener los ojos forrados con jamón.

 

Utilizamos el lenguaje para expresar nuestros pensamientos y describir lo que vemos. No siempre nos damos cuenta de que, para ello, utilizamos muchas metáforas e imágenes.  Podríamos estar en contra y decir: “¡Yo sé con qué bueyes aro!” Pero, ¿cuál es el origen de este refrán? Los refranes yacen en el fondo de nuestra conciencia y normalmente no los percibimos como tales. Y, sin embargo, los refranes son la sal del lenguaje. Representan en pocas palabras exactamente lo que queremos decir y, en función del idioma, dan lugar a las imágenes más grotescas.

Sin duda en Babbel esta temática nos entusiasma especialmente: ya hemos publicado un curso especial sobre los “Modismos” para inglés, francés, español, portugués y sueco. Ahora, recién salido del horno, llega el curso sobre los modismos italianos. Aquí se puede aprender a qué se refieren los italianos cuando dicen que algo sucede a judía (“capitare a fagiolo“), que alguien hace orejas de comerciante (“fare orecchie da mercanti“) o cuando un afortunado agarra dos palomas con una haba (“prendere due piccioni con una fava“).

Por lo general, Babbel procura que las expresiones enseñadas se retengan en la memoria durante mucho tiempo. Contribuyen a ello el gestor de repetición inteligente y la representación audiovisual de las expresiones. Sin embargo, no siempre es fácil encontrar las imágenes adecuadas, sobre todo para expresiones como “No es harina de tu saco“ (“Non è farina del tuo sacco“, que en español equivale a “No es de tu cosecha”) o “tener los ojos forrados con jamón (“avere gli occhi foderati di prosciutto“, en español “tener una venda en los ojos”).

Era un desafío al que en el equipo de Content de Babbel quisimos enfrentarnos con la debida ración de humor: ¿por qué no pasar a la acción para conseguir estas imágenes? Así que realmente nos pusimos frente a la cámara con jamón sobre los ojos y una bolsa llena de harina en las manos, bajo las miradas divertidas y tal vez también un poco llenas de envidia del resto del equipo, que tuvo que aceptar que nuestras tareas a veces pueden ser muy divertidas.

Si “no veis la hora” de probar este curso, solo tenéis que seguir este enlace. ¡Os deseamos “In bocca al lupo!“ ¡No, no en la boca del lobo, sino mucha suerte!

Más cursos estan disponibles en:

Inglés: Cursos para recuperar tu inglés 2
Francés: Cursos para recuperar tu francés 2
Portugués: Gramática

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Estás preparado para bailar el rock and roll?

Posted on July 31, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El mundo de la música es un rico universo de intertextualidad lingüística. Las palabras han cruzado las fronteras tanto como la música. En Inglaterra se utiliza la palabra francesa “Encore” para pedir otra canción al final de un concierto. Palabras italianas como por ejemplo “piano” (suave), “forte” (fuerte) y “presto” (rápido) se utilizan universalmente para indicar la interpretación estilística de una pieza. Y muchos ciudadanos de Europa y de todo el mundo han recibido las mejores clases de inglés con la exportación del Rock ‘n’ Roll. Pues bien, ha llegado el momento de devolver el favor. Babbel ha diseñado un curso para los músicos y los DJ, ayudándoles a dirigirse a su audiencia y a hacer frente a las situaciones diarias que tienen lugar al estar de gira. También está destinado a los fans de la música en directo, para que aprendan los modismos y las expresiones propias de la cultura de ir a conciertos y discotecas.

Atención: este curso no te convertirá en un mejor guitarrista.

¡Para ello tendrás que seguir practicando! Sin embargo, con este curso aprenderás a hablar sobre el mundo de la música y, especialmente, sobre las experiencias del directo. Así pues, la próxima vez que estés tocando en el escenario principal del festival Hurricane en Alemania podrás comunicarte con el técnico de sonido cuando tu amplificador empiece a hacer ruidos extraños. Pero no importa si eres una estrella o un fan del rock, un DJ o un amante del techno, este curso abarca todo el vocabulario, desde los porteros y las colas para entrar en una discoteca hasta los tapones para los oídos y la petición de un autógrafo.

Dicen que lo que sucede en una gira se queda en la gira. Así que, ¿por qué no tomarse algo de tiempo para aprender a comunicarse con los fans detrás del escenario? ¿Prefieres el dubstep o la música disco? ¿El reggae o el heavy metal? Aprende un rico vocabulario de términos musicales para géneros e instrumentos y cómo expresar tu opinión o hablar de la digitalización de la música. Este curso te proporciona todo lo que necesitas para entrar en contacto con los espectadores o con los amantes de la música en general. Pero no esperes hablar con soltura de la noche a la mañana. Para ello tendrás que seguir el consejo que un paseante de Nueva York le dio a un músico que le preguntó: “¿Cómo se llega al Madison Square Garden?” Por supuesto, la respuesta fue: “¡Practicando!”

Prueba el nuevo curso “Las estrellas del rock y los fans”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo mismo no es lo mismo: inglés americano e inglés británico

Posted on April 10, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

new england

No existe un solo idioma inglés. Entre el inglés americano y el británico hay a veces diferencias tan grandes como el océano que los separa. En ocasiones, sin embargo, las diferencias son tan pequeñas y sutiles que hay que mirar con mucha atención para poder detectarlas. Por otra parte, las presuntas características comunes suelen ser un engaño, con lo cual las situaciones cómicas involuntarias ya están predeterminadas. Con su nuevo curso “Inglés americano e inglés británico”, Babbel lleva un poco de orden a la confusión idiomática-cultural que hay entre el Big Ben y la Estatua de la Libertad.

Indudablemente todos están de acuerdo en cuanto al hecho de que desde hace un buen tiempo el inglés viene reafirmando cada vez más su papel de idioma universal. Es, no oficialmente, el “idioma oficial” del mundo de los negocios y, oficialmente, el idioma empleado por muchas organizaciones internacionales. Además, en la mayoría de los casos es el primer idioma extranjero que aprendemos. ¿Pero en qué consiste exactamente el inglés “auténtico”? Mientras que muchos confían ciegamente en el “Queen’s English” o en el “Oxford English”, otros lo objetarán con la enorme importancia del inglés americano por el hecho de que muchas más personas lo hablan.

Será muy difícil ponerse de acuerdo en este punto. Pero lo que sí se puede hacer es mirar con el microscopio las diferencias (sutiles) para así poder orientarse. Por ejemplo, si uno está en Estados Unidos y quiere comer patatas fritas, basta con que pida “chips”, mientras que en Inglaterra tiene que pedir “crisps”, porque, si pide “chips”, tendrá que comer patatas a la francesa, que, por su parte, se llaman “french fries” en Estados Unidos . Babbel inicia su nuevo curso en medio de este terreno lleno de posibles equivocaciones. Con ejercicios de escritura, pronunciación y gramática, así como excursiones al habla coloquial, se transmiten las diferencias prevalecientes en la actualidad.

Pues así como el mundo en que vivimos cambia todo el tiempo, así también el lenguaje se transforma permanentemente. Cuando el idioma inglés llegó a Norteamérica con los colonos en 1620, encontró en este nuevo lugar toda la libertad para seguir desarrollándose. Considerando la existencia de un sinnúmero de novedades, como plantas (los árboles de pacana o carya, por ejemplo), animales (la serpiente cascabel o los pósums) y peculiaridades geográficas (acantilados, líneas divisorias de las aguas), era inevitable ampliar el inglés tradicional. También tuvieron cabida en el nuevo inglés algunas palabras de la lengua de la población indígena (“moose” para alce, mocasín).

En la Edad Media, Inglaterra estuvo bajo dominio francés durante 300 años. En consecuencia, muchas palabras del francés empezaron a formar parte del inglés. La manera de deletrear estas palabras fue simplificada por los norteamericanos, de manera que se pudiese reconocer en ellas una relación clara con la pronunciación del inglés. Por ejemplo: la manera británica/francesa de deletrear “metre” y “theatre” se convirtió en “meter” y “theater” en Norteamérica. Los puritanos de Norteamérica pretendían que su inglés fuese mejor que el que se hablaba en Inglaterra. Noah Webster, cuyo diccionario sigue vendiéndose hasta hoy, publicó la primera versión en 1828. En su obra simplificó la escritura de muchas palabras, por ejemplo, omitiendo la “u” que no se escucha en la pronunciación, como en “flavour” o “color” (también palabras provenientes del francés).

Con los nuevos ocupantes, el idioma igualmente empezó a avanzar cada vez más hacia el oeste del país, a las regiones de vida tosca y salvaje. De esta manera surgieron nuevas expresiones en los salones de juego de los barcos de vapor que navegaban por el Mississippi, como por ejemplo “wild card” (Joker) y “pass the buck” (cargarle el muerto a alguien). La llegada de los colonizadores al Oeste desbarató los proyectos de Webster, puesto que empezó a gestarse una suerte de anarquía, tanto en el territorio como en el idioma. En otras palabras: el comportamiento dejaba mucho que desear…

Como es de suponer, muchas palabras no consiguieron atravesar el Atlántico. Por ejemplo, mientras que un norteamericano habla de sus “pants” (pantalones), el inglés sigue llevando sus “trousers”, y sus “pants” los lleva por debajo de sus “trousers”. Otras palabras sobrevivieron el salto transatlántico, pero al precio de cambiar completamente su significado. La palabra británica “football”, por ejemplo, se refiere en Estados Unidos a un juego que se juega con las manos… Con todo esto es claro que el nuevo curso de Babbel es el preciso para todos aquellos que aman las diferencias, notorias y sutiles…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El amor: ¿la más fuerte motivación para aprender un idioma?

Posted on December 14, 2011 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Qué es lo que motiva a las personas a aprender un idioma? La lista de las posibles razones es interminable: para algunos se trata de un pasatiempo o, incluso, de una verdadera pasión; otros aprenden un idioma de una manera completamente pragmática, sea para estudiar o para trabajar en el extranjero.
Sin embargo, la motivación más fuerte suele ser el deseo de mantener amistades o relaciones de comunicación bilingüe.  Muchos de los usuarios de Babbel afirman que están aprendiendo un idioma para comprender mejor a su pareja y a la familia de esta, y para poder arreglárselas con independencia el país de la persona que aman.

Nos parece que se habla mucho de la educación bilingüe de los niños, pero muy poco de aquello que va antes: las parejas bilingües y sus necesidades a la hora de aprender idiomas… Ahora queremos tantear el terreno y preguntaros por vuestras experiencias (propias o de vuestro círculo de amigos). ¡Regaladnos 5  minutos de vuestro tiempo y contadnos algo!

Breve cuestionario sobre relaciones bilingües

Teniendo en cuenta que el amor puede ser un estupenda vía para aprender un idioma y que las emociones no sólo son una motivación, sino también un apoyo para los  procesos de aprendizaje en el cerebro, hemos creado un formato de curso propio para dedicarlo a este tema:  en nuestro nuevo curso de inglés  ‘Love Letters’ podrás seguir la historia de Nicholas y Olivia, quienes se conocieron y empezaron a querer a través de un portal de online dating. ¡Una emocionante historia de amor para temblar, sentir y aprender con los protagonistas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone