The Babbel Blog

language learning in the digital age

Retrato: Claire, 28 años, deja todo atrás, aprende holandés y empieza de nuevo en Ámsterdam

Posted on June 10, 2016 by

12063395_10156205256215165_2351281911618205723_n

 

Presentamos un nuevo capítulo de nuestros retratos de usuarios de Babbel, una instantánea de la vida y las experiencias de los usuarios en el aprendizaje de un nuevo idioma. ¿Deseas compartir tu propia historia?¡Háznoslo saber en la sección de comentarios!

¿Has soñado alguna vez con dejar todo atrás para empezar de nuevo en el extranjero? Esto es exactamente lo que Claire, de 28 años, ha hecho. Dejó su vida en la ciudad de París y se mudó a Ámsterdam, donde conoció a Mirjam, con quien vive actualmente. Claire nos habla sobre su experiencia en el aprendizaje del holandés y de su nuevo estilo de vida.

 

(more…)

¿Vas a Francia este verano a ver a tu equipo? Lee aquí primero

Posted on June 7, 2016 by

Eurocopa

Esta semana, millones de aficionados al fútbol europeo se desplazarán a Francia con motivo de los campeonatos europeos. Así que desde Babbel, como promotores del aprendizaje de idiomas y del intercambio cultural, nos sentimos obligados a ayudar en todo lo posible. Por eso hemos preparado para ti una simple lista de qué hacer y qué no hacer en tu viaje. Además, si se presta atención, también lograremos hacer la vida un poco más fácil a nuestros anfitriones.

(more…)

Suzy, de Passavant-en-Argonne, aprende español durante el Camino de Santiago

Posted on November 16, 2015 by

PR_Blog_UserStories_1200x600Suzy.jpg

 

Te presentamos el último capítulo de nuestra serie de retratos de usuarios: un extracto de las vidas y experiencias de nuestros usuarios con el aprendizaje de idiomas. Si quieres compartir tu historia con nosotros, deja un comentario en la parte inferior.

(more…)

Retrato: Pierre, 62 años aprendiendo idiomas

Posted on September 2, 2015 by

Retrato

Hoy presentamos un nuevo capítulo de nuestra serie de retratos de usuarios de Babbel, con extractos de su vida y sus motivos para aprender un nuevo idioma. Si también deseas compartir tu historia con nosotros, simplemente déjanos un comentario abajo. En esta ocasión te presentamos a Pierre, natural de Bengy-sur-Craon, una región agrícola en la parte central de Francia, cerca de Bourges. A la edad de 73 años, este veterano militar ya había acumulado una amplia experiencia en el aprendizaje de idiomas y ahora ha tomado la decisión de atreverse a aprender español con Babbel.

“Durante los 62 años que llevo aprendiendo idiomas he utilizado numerosos métodos. Sin embargo, Babbel es el único que sigo usando efectivamente y con alegría. Podéis citar esta opinión donde queráis. Saludos, Pierre”

Pierre contactó con nosotros a través de este amable mensaje. Intrigados por su comentario acerca de sus 62 años aprendiendo idiomas, quisimos saber más sobre su experiencia y su larga historia de aprendizaje, que tuvo la amabilidad de compartir con nosotros:

“Como muchas otras personas, comencé a aprender idiomas en la escuela. A los 10 años descubrí el latín y el alemán, a los 12 comencé a aprender griego antiguo. Cuando estaba cursando mi educación superior, en la escuela militar, retomé el alemán y lo estudié de los 23 a los 25 años, y a los 25 comencé a aprender ruso. Mi carrera militar me brindó la oportunidad de aprender idiomas cada vez que era destinado a otro lugar. Entre los 28 y los 31 fui enviado a Chad, donde aprendí la variedad local chad-sudanesa del árabe. En 1990 aprendí polaco y checo. Además de servir en las fuerzas militares, también fui voluntario en diversas misiones en Ghana y Madagascar, donde enseñé francés y a montar a caballo –mi gran pasión toda la vida–. Mientras estaba en la isla, comencé a aprender su idioma autóctono, el malgache. Lo hice inicialmente con la ayuda de un libro y más tarde fui capaz de practicar hablando con las personas del lugar. Si bien nunca he llegado a convertirme en un auténtico políglota, siempre me he esforzado por aprender lo esencial del idioma de los países en que he estado. A mi modo de ver, es simplemente un asunto de cortesía. Es importante tener una mente curiosa y saber decir, cuando menos, “buenos días” y “buenas tardes” en el idioma local. Aprender lo esencial y saber cómo hacer la compra y ordenar en un restaurante es lo mínimo que uno puede hacer.

Ahora estoy en condiciones de aprovechar mi jubilación practicando todas las mañanas la equitación y también viajando. Y, por supuesto, sigo aprendiendo los idiomas de los lugares que visito. Recientemente pude mejorar mi nivel de árabe mientras estaba descubriendo Marruecos. Viajar ha motivado mi pasión por los idiomas. Mi último “flechazo” es el español. Durante uno de mis viajes más recientes a Salamanca, en el noroeste de España, me enamoré de la ciudad y del idioma. Decidí entonces registrarme en Babbel, y ahora estudio español varias veces al día con mi smartphone. Incluso estudio de noche porque creo que es una manera maravillosa de dormirse en cuanto se apagan las luces. Para mi próximo viaje me he propuesto ir a las Islas Canarias durante el invierno para poner en práctica mi español. Esto me motiva a aprender un poquito más cada día.

De todos los idiomas que he aprendido, el inglés sigue siendo una espina que llevo clavada. He comenzado a estudiarlo varias veces, pero nunca he conseguido continuar con constancia. De cualquier manera, no he perdido la esperanza y tan pronto termine de estudiar español, ¡aprenderé inglés! Todo a su tiempo”.

Retrato: Lenel aprende tres idiomas con Babbel

Posted on May 26, 2015 by

Retrato

Los retratos de usuarios de Babbel son una instantánea de sus vidas que narran las razones por las cuales han decidido aprender un idioma nuevo. Si tú también deseas compartir tu historia con nosotros, solo tienes que escribirnos un comentario abajo.

Este mes entrevistamos a Lenel, quien vive en Galway, Irlanda, pero en realidad es de Filipinas. Paralelamente a su trabajo en un restaurante de comidas rápidas, este joven de 24 años también es un bloguero. A través de bucketlist250.com, creó una lista de cosas por hacer denominada ‘bucket list’. El término proviene de la expresión inglesa ‘to kick the bucket’, que significa ‘morir’. Se trata entonces de una lista de cosas por hacer antes de morir. Hace más de un año, Lenel asumió un nuevo reto: aprender español, italiano y francés. Decidió lograr esta meta con Babbel y escribió su experiencia en este blog. En este retrato, nos revela más detalles sobre la idea de una ‘bucket list’ y las razones de haberse trazado como una de las metas de su vida el aprendizaje de estos idiomas.

“Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez puede ser suficiente”, dijo Mae West. Esta cita me sirvió de inspiración para crear una lista de retos que quiero cumplir durante mi vida. Quiero sacar lo máximo de cada momento de mi existencia y, al final, poder decir que aproveché la oportunidad e hice realidad mis sueños. Todos queremos experimentar los momentos emocionantes que la vida nos ofrece a pesar de las ocupaciones habituales y de la necesidad de concentrarnos en los objetivos de nuestro día a día. Desde visitar otro país hasta probar una comida diferente o intentar practicar un deporte nuevo, los puntos de esta ‘bucket list’ me ayudan a concentrarme en aquellas experiencias emocionantes que deseo lograr en mi vida.

Aprender algo nuevo es realmente importante para mí. Hace poco, por ejemplo, aprendí a cambiar una rueda pinchada y eso ya fue emocionante en sí. No obstante, entre mis proyectos de aprendizaje el mayor reto es definitivamente el de aprender al mismo tiempo francés, español e italiano. Sé que no es una tarea fácil y que me tomará años llegar a hablar los tres idiomas con fluidez, pero es muy emocionante y estoy absolutamente decidido a lograr mi meta. Pienso que aprender idiomas es la mejor manera de descubrir y comprender otras culturas. Cuanto más aprenda estos idiomas, tanto más sentiré que se amplían mis perspectivas.

Irlanda es un país de diversidad. Aquí son bienvenidas las personas de diferentes partes del mundo y el inglés no es el único idioma que oigo cotidianamente, sobre todo al trabajar en un restaurante de comidas rápidas, donde cada día interactúo con cientos de clientes. Oír todos estos idiomas despertó en mí la curiosidad y el deseo de aprenderlos. Quería ser capaz de dirigirme a personas desconocidas en su propio idioma y de entenderlas mejor.

Me resulta difícil precisar una razón para querer aprender justamente estos tres idiomas. Además de que su uso está muy difundido, creo que específicamente estos idiomas mejorarán mis perspectivas de conseguir un empleo. Sin embargo, en realidad mi mayor motivación es mi deseo de viajar por el mundo y de comunicarme con las personas que conozca en mi camino. Pienso además que cada uno de estos idiomas tiene su propio encanto. El francés es la más sofisticada de las lenguas romances, me gusta la armonía y la especial suavidad que tiene. El italiano, por su parte, es conocido por su expresividad y me fascinan los gestos que lo acompañan.

En cuanto al español, mi motivación es diferente. Soy de Filipinas y, por razones históricas, nuestro idioma tiene un gran número de palabras en español. Como estuve expuesto a estas palabras desde que era pequeño, me es un poquito más fácil aprender la pronunciación del español que la de los otros idiomas. Pero esto no es lo que más me anima, sino que realmente me apasiona la idea de viajar y explorar las enriquecedoras culturas de los países de habla hispana.

Estas razones juntas son las que más me motivan a aprender estos tres idiomas. Y estoy progresando: en cada uno de ellos ya terminé el curso para principiantes. Intento estudiar casi todos los días con Babbel, así sea solo por un par de minutos en el descanso. Me parece que es suficiente para mantener firme mi decisión y seguir avanzando. Me pongo metas y plazos y mi objetivo es terminar a la semana un curso completo en cada idioma. Luego hago una pausa para revisar y reforzar lo que he aprendido.

Todo esto puede parecer algo complicado, pero también es muy gratificante. Pienso que aprender un idioma es algo que debería estar en la ‘bucket list’ de todo el mundo. Federico Fellini lo expresó mejor: “Cada idioma es un modo distinto de ver la vida”.

 

¿El ministro o la ministra? El género femenino en las profesiones

Posted on March 5, 2015 by

el género femenino en las profesiones

La lengua es un indicador muy útil del desarrollo de una sociedad en sus diferentes aspectos. En Babbel, la app para aprender idiomas fácilmente, nos hemos preguntado con ocasión del Día Internacional de la Mujer qué está sucediendo en diferentes idiomas con el género femenino en las profesiones.

La canciller y la ministra: formas femeninas en alemán y en español

Ambos idiomas no pueden ser más diferentes entre sí y aún así tienen algo en común: formas con marcas de ambos géneros para las profesiones. En alemán es suficiente con agregar la terminación -in para obtener la forma femenina. Angela Merkel, la mujer más importante en la política alemana, es por lo tanto la “Bundeskanzlerin” (canciller federal).

(more…)

El reto de los trabalenguas

Posted on October 1, 2014 by

trabalenguas

Cuando se aprende un idioma extranjero, los trabalenguas son un excelente método para entrenar la pronunciación. Los trabalenguas son frases completas o series de palabras difíciles de pronunciar debido a que combinan sonidos similares, como “s” y “sh” o “p” y “b”. Aunque usualmente los trabalenguas no tienen mucho sentido, en 1908 el clásico inglés “She sells sea shells on the sea shore, and the shells that she sells are sea shells, I’m sure” llegó a ser una canción muy popular, basada en la vida de la paleontóloga y coleccionista de fósiles inglesa Mary Anning.

Después de seleccionar nuestros ocho trabalenguas favoritos en diferentes idiomas –inglés, alemán, italiano, francés, danés, sueco, turco y ruso– , los convertimos en breves animaciones. ¿Crees que conseguirás dominarlos? (more…)

Ver, oír y entender idiomas

Posted on August 16, 2013 by

Tarte, tartiflette, tapenade, etc. son platos típicos franceses, pero, ¿qué significan exactamente? Con el curso sobre la cocina francesa, no solo los usuarios de Babbel hacen un “Tour de France” lingüístico y culinario por las regiones de Francia seleccionadas. También la traducción y el asesoramiento del departamento de redacción se convirtieron en un viaje emocionante y lleno de aventuras: ¿con qué se pueden comparar determinados platos en el propio idioma? ¿De dónde vienen nombres propios tan divertidos como “pôchouse”, “pulenda”, “quenelle”, “cassoulet”, “nonnette”, “tartiflette” y “tapenade”? ¿Pueden traducirse?

Para conseguir un efecto didáctico, decidimos traducir las especialidades presentadas, siempre que fuera posible. Al fin y al cabo, no se trata simplemente de escribir “cassoulet”, sino de saber qué se esconde detrás de este plato de la región “Midi-Pyrenées” para, posteriormente, poder entender la carta en un restaurante francés.

Gracias a la presentación de la palabra con su traducción, el estudiante ya tiene una idea de qué es un “cassoulet” antes de que se describan detalladamente los ingredientes y la preparación: un guiso de alubias blancas. La traducción va acompañada de la información adicional “nombre propio” para evitar que el usuario piense por error en la combinación de “potée” (potaje, guiso) y “haricots blancs” (alubias blancas) cuando practique posteriormente “cassoulet” en el sistema de repaso. Y para poder recordar el término más fácilmente, también se explica que “cassoulet” viene de la denominación occitana para la cazuela de barro, “la cassole”, que es el recipiente en el que se prepara tradicionalmente el guiso.

With other specialties, such as the Savoyard potato bake, la tartiflette, we as translators need to do a little homework… The name of this dish has its origins in the word “tartiflâ” from dialect and got the diminutive ending “-ette”. That’s why the additional information for this dish with potatoes and Reblochon cheese was “little potatoes”.

Para traducir “la tartiflette”, el traductor también tuvo que mostrar algo de creatividad, porque, ¿cómo se podía traducir “la tartiflette” al español? El nombre del plato saboyardo “la tartiflette”, una especie de gratinado de patatas, tiene su origen en la denominación “tartiflâ” (patata) propia del dialecto local y a la que se le agregó el diminutivo “-ette”. Esta es la razón de por qué “patatitas” se presenta como traducción literal de este plato preparado con patatas y queso reblochon.

De una manera también imaginativa y tal vez un poco osada se presentan las “quenelles” de Lyon. Por su ingrediente principal, la sémola de trigo, y por su forma alargada no son exactamente “croquetas” en español, “dumplings” en inglés, y “gnocchi” en italiano. La traducción escogida es solo aproximada. Pero esto se resuelve en el curso y se explica con todo detalle en los ejercicios, de modo que también se aprende que “quenelle” viene de la palabra alemana “Knödel”.

Lo que no se consiguió traducir de ninguna manera fueron, por ejemplo, dos tipos de queso de la Champagne: “le langres” (queso anaranjado de sabor intenso de la región de Langres) y “le rocroi” (un queso de Rocroi). En estos casos no fue posible encontrar una traducción que no nombrara el lugar de origen, porque el queso lleva el nombre de la región de la que procede.

A diferencia de otros cursos de Babbel, como por ejemplo los cursos para principiantes, en los que lo más importante para la traducción son las explicaciones gramaticales adicionales, el curso sobre la cocina francesa fue un verdadero desafío y requirió mucho trabajo de investigación antes de elegir las traducciones correspondientes. Sin embargo, también fue muy interesante e informativo descubrir que algunas denominaciones de las especialidades francesas estudiadas vienen de dialectos regionales e incluso de otras lenguas como el polaco, el italiano y el alemán. Pero, con todo ello, hasta nuestro protagonista francés se desorienta completamente en la última lección y dice: “Le kouglof ??? Encore un mot incompréhensible !” (¿El bizcocho alsaciano??? ¡Otra palabra incomprensible!) ¡Lástima que nadie le hubiera recomendado el curso de Babbel sobre la cocina francesa antes de emprender su viaje culinario!

Sobre la autora: Katja es Senior Content Manager en Babbel y le gusta preparar para sus amigos y sus compañeros de trabajo los platos de un libro de cocina francés que se compró al finalizar una estancia de dos años en París. Sin embargo, no se toma tan en serio la lista de ingredientes de los platos como las reglas de la gramática francesa que aplica en su trabajo como redactora de los cursos de francés de Babbel.

Los cursos de profundización de Babbel: ¿Qué significa A-B-C y qué hacemos mejor que los demás?

Posted on July 30, 2013 by

A1, A2, B1, B2, C1, C2. Así es como se llaman los niveles de lengua desde hace algunos años en Europa. ¿Pero qué significan? El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL) del Consejo de Europa llama A1/A2 a los niveles básicos, B1/B2 a los niveles intermedios y C1/C2 a los niveles avanzados.

Antes de que se implantara el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, la competencia lingüística se evaluaba principalmente mediante los conocimientos de gramática y vocabulario, es decir: ¿los alumnos pueden traducir correctamente, formar conjuntos gramaticales y dominan la ortografía? Los productos didácticos digitales de esta tradición hacen rellenar huecos con palabras y formas gramaticales en todos los niveles. Cuanto más alto es el nivel, más complicados son el vocabulario y la gramática. Pero por desgracia un especialista en gramática con conocimientos del diccionario no necesariamente es capaz de comunicarse en el mundo real. Esto lo sabe cualquiera que en la escuela sacaba buenas notas en un idioma extranjero y, en cambio, en el país correspondiente no podía decir ni una palabra.

El MCERL tiene otro enfoque: los niveles lingüísticos que van desde A1 a C2 muestran en qué medida los estudiantes se las apañan en distintas situaciones comunicativas reales en las competencias “Leer”, “Escuchar”, “Hablar” y “Escribir”. Un par de ejemplos de la competencia “Escribir”: en el nivel A1 el alumno puede rellenar formularios, en el B1 puede escribir una breve carta sobre temas conocidos y en el C1 ya puede escribir una redacción sobre circunstancias complejas.

El MCERL se centra en la comunicación y la capacidad de actuar. Por este motivo, las descripciones para A1 a C2 no mencionan determinados temas gramaticales o un vocabulario determinado. Sin embargo, especialmente los alumnos que aprenden por su cuenta deben desarrollar una base gramatical y de vocabulario en el nivel inicial. Porque deben comprender cómo funciona su nuevo idioma y deben superar por sí solos las primeras situaciones comunicativas (todavía con frases cortas y a menudo aprendidas de memoria).

¿Qué tiene que ver todo esto con Babbel? Con nuestros cursos para principiantes 1 – 6 se alcanza el nivel A2. Este es el nivel lingüístico en el que se encuentran o se encontraban la mayoría de alumnos después de un par de años de clases en la escuela. Este año publicamos (progresivamente para distintos idiomas) nuestros cursos intermedios, con los que se practican paso a paso las competencias del nivel B1 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

Los cursos para principiantes de Babbel se centran en los temas gramaticales y de vocabulario más importantes, siempre desde el punto de vista de la capacidad de actuar en situaciones comunicativas auténticas.

Los nuevos cursos de profundización están orientados en el sentido contrario: en ellos el porcentaje de gramática y vocabulario disminuye considerablemente y la acción cobra importancia, es decir, el alumno debe poder leer, escuchar, hablar y escribir él mismo en situaciones cotidianas concretas. En cada unidad didáctica de los cursos intermedios explicamos una historia mediante la cual se practican las cuatro competencias. La primera parte se centra en escuchar y hablar: tras una breve introducción del vocabulario hay dictados, textos de comprensión oral, ejercicios de pronunciación con reconocimiento de voz y, finalmente, dentro del hilo argumental, el alumno desempeña el papel de orador en un diálogo. En la segunda parte se lee y se escribe: con ejercicios de traducción, textos de comprensión escrita y ejercicios de escritura libre, siempre dentro de la historia. La gramática se introduce implícitamente mediante el vocabulario en la primera parte de cada unidad de aprendizaje, en la segunda parte se explica y se practica con la ayuda de los ejercicios de comprensión y expresión escrita.

Mientras que la mayoría de productos para el aprendizaje de idiomas en el nivel intermedio solo hacen rellenar huecos con vocabulario y construcciones gramaticales complicadas, los cursos de profundización de Babbel proporcionan verdaderas competencias comunicativas.

¡Prueba nuestros cursos de profundización para francés e inglés!

Sobre la autora: Miriam ya había creado material didáctico para la enseñanza comunicativa de lenguas para distintos proveedores de servicios de formación, desde material para cursos presenciales hasta cursos en línea y aplicaciones pasando por recursos impresos y CDs. Está en Babbel desde hace cuatro años y dirige el departamento de redacción.

Francés hay más que uno

Posted on January 17, 2013 by

Este post en:Inglés (English), Francés (Français), Aléman (Deutsch)Italienio (Italiano)

Quien llega al país galo como turista a veces tiene la sensación de estar pisando tierras movedizas verbales. El francés aprendido en la escuela se agota rápidamente en cuanto un francés empieza a hablar alegremente en argot o verlan.

Imaginaos que acabáis de llegar a París y estáis explorando la ciudad con una euforia desbordada. Vais paseando por las encantadoras calles y callejuelas, sumidos en vuestros pensamientos y mirando todo el tiempo hacia arriba, cuando un peatón choca con vosotros sin querer. Reacciona con un ”T’es vénère ou quoi !“. ¿Qué ha dicho? ¿Qué debo responder? De forma intuitiva contestáis: ”Excusez-moi !“. Vuestro interlocutor parece que se ha calmado de nuevo. “C’est pas grave.“, contesta, “Je peux te taxer une clope ?“ Otra vez esa sensación de haber aterrizado en la ciudad equivocada.  Pensáis: ”¿Taxer? – ¿Taxi? – ¿Necesita un taxi? ¿Y qué significa clope? – Clop… suena como si quisiera decir que es culpa mía.” Optáis por la primera y más amable variante de traducción y balbuceáis en vuestro mejor francés ”Là, il y a un taxi !“ (¡Allí hay un taxi!). El rostro del francés se transforma en cosa de segundos en una expresión mezcla de perplejidad e incredulidad. Ups, respuesta incorrecta.

¡Ahora el nuevo curso de Babbel sobre el lenguaje coloquial y el argot en francés os va a echar una mano! Porque aquí no solo aprenderéis que “taxer” significa “gorronear”, “cimer” significa “gracias” y “une clope”, “un cigarro”, sino que también descubriréis que en el lenguaje coloquial los franceses omiten, invierten y acortan palabras o las utilizan con otras terminaciones. Así ocurren cosas como que “énervé” (cabreado) se convierte en “vénère”.

Babbel ha desarrollado un curso sobre el lenguaje coloquial para todos los amantes del francés con conocimientos previos que quieran profundizar más en el idioma. Hoy en día, las palabras “Verlan”, con las sílabas invertidas, y otras expresiones coloquiales son muy habituales en el lenguaje francés estándar – especialmente entre los jóvenes menores de 40 años. El curso trata cinco aspectos importantes: términos “Verlan” (palabras con sílabas invertidas), argot, palabras acortadas y omitidas, terminaciones especiales y palabras prestadas del inglés como “fun” (divertido) o “has been (pasado de moda). Cinco aspectos gracias a los cuales uno no se quedará con cara de bobo cuando un francés le ofrezca un “clope“.