The Babbel Blog

language learning in the digital age

O’zapft is! – El curso para el Oktoberfest

Posted on September 6, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Siempre me he preguntado por qué la gente va al Oktoberfest en Múnich. Vale que es el festival más grande de la historia, algo así como una especie de Meca para todos los juerguistas del mundo. ¡Pero ese es precisamente el problema! Conste que yo no soy ninguna aguafiestas. ¡Todo lo contrario! Nunca me pierdo una buena juerga. Pero esa borrachera tan carente de sentido, de toque folclórico y consecuencias devastadoras para la salud… Ni aunque me paguen.

Los recién llegados intentarán desesperadamente encontrar sitio en alguna de las carpas. Si has conseguido ganar esa batalla, aquí empieza la fiesta, sí, la fiesta de los rudos modales en espacio reducido: ducha de cerveza, empujones -o peor, abrazos no deseados-, pis (me abstengo de hacer más comentarios)… ¡y todo en la mesa! Sin duda alguna, Knigge se revolvería en su tumba. Cuanto más imagino los acontecimientos en la carpa, más apocalípticos me parecen los escenarios, con Dirndl-camareras cargadas con jarras de cerveza balanceándose entre la masa ebria para llegar a las mesas con las jarras vacías…

Aunque la verdad, tengo que reconocer que nunca he estado allí… He aquí el quid de la cuestión. Cuando Babbel propuso un curso temático sobre el Oktoberfest, me mostré absolutamente escéptica. Sin embargo, investigando durante el desarrollo del curso, el festival despertó mi interés cultural:

Hay atracciones históricas del siglo XIX, construidas en madera, con bandas de música que actúan en directo.¡Increíble!

¿Sabías que la Krinoline, conocida comúnmente como el carrusel se accionaba manualmente hasta los años 30 porque sólo podía girar a mano en un sentido? ¡Interesante!

¿Y que a principios del siglo XIX nadie vestía trajes bávaros sino moda francesa? ¿Quizá debería probarme un Dirndl?

De verdad, hay mucho por descubrir. Con nuestro curso temático sobre el Oktoberfest, los principiantes podrán prepararse lingüísticamente para pedir una cerveza a las ‘Dirndl-camareras del Apocalipsis’. Los diálogos cortos y las tarjetas de información contienen también hechos históricos y datos culturales. Y en las últimas seis lecciones, los más valientes podrán atreverse con el dialecto bávaro. Así te preparamos, para bien o para mal, para un Oktoberfest inolvidable: “O’zapft is! Des wird a Mordsgaudi!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Curso de dialectos alemanes: por qué Babbel se llama Babbel y otras historias divertidas que se esconden detrás del escenario del nuevo curso

Posted on January 7, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este post en: Inglés (English), Francés (Français), Aléman (Deutsch), Italienio (Italiano)

“Wos babbelscht’n du do?” – Esto no es alemán. ¿O sí lo es…? De hecho, sí es alemán. En dialecto hessiano significa “Was redest du denn da?” (“¿Qué estás diciendo?”).
 Escuchar aquí
Si aprendes un nuevo idioma, lo más práctico es aprenderlo en su variante estándar. Pero muchas lenguas, como por ejemplo el alemán, tienen diferentes dialectos, los cuales nos permiten comprender de una manera fantástica cómo es la gente y cómo vive. En Babbel pensamos que con un curso de dialectos no solo podríamos mostrar de forma simpática cómo puede sonar el alemán, sino que también ofreceríamos una visión más amplia de la diversidad del alemán y de sus gentes.

Durante la producción del curso, nosotros mismos nos divertimos mucho descubriendo el alemán, que es la lengua materna de muchos de nuestros empleados. Y nos sorprendió que muchos de nosotros pudieran hablar un dialecto (“¡Eh, no sabía que podías hablar hessiano, uau!”). Ello nos llevó a conversaciones divertidas del tipo “¡No, no había oído esta palabra en mi vida!” o “¿De verdad que llamáis Bagges a un frikadelle? ¡No lo puedo creer!”. La pausa para comer resultaba un momento ideal para preguntar a los compañeros de trabajo de dónde venían y dónde se criaron. Tras esta introducción siempre venía la pregunta: “Así que debes de hablar un dialecto, ¿verdad?”. Resumiendo: nos conocimos mejor los unos a los otros y desde un ángulo completamente distinto.

 Cuando empezamos a grabar, nos partíamos de risa.

Tuvimos que grabar algunas frases una y otra vez porque nuestros actores estallaban en carcajadas. Pero al final, los dolores de estómago provocados por las risas valieron la pena. En el curso de dialectos, que actualmente consta de seis dialectos (berlinés, alto franconiano, hessiano, suabo, sajón y bávaro), aprenderás que si pides un Weckla en Suabia, un Semmela en Franconia o un Schrippe en Berlín, siempre te darán el mismo panecillo. También entenderás a un bávaro si habla de un Hallodri (inútil) y sabrás qué es un Kräbbel (el típico pfannkuchen) hessiano. No solo aprenderás algunas palabras regionales para designar la comida y otras cosas de la vida diaria, sino que también conocerás las regiones en las que se hablan los dialectos y cómo son sus habitantes. Y finalmente desvelarás el misterio de por qué Babbel se llama Babbel: significa hablar, decir en dialecto hessiano. ¡Así que vamos a babbelear alemán con el curso de dialectos de Babbel!

 

Maren trabaja en Babbel desde septiembre de 2011. Como gestora de proyectos ha creado, entre otros, el curso de dialectos. Se crió en Berlín, pero, dado que su madre es de Hesse y su padre de Baviera, desde niña ha conocido las variantes regionales del alemán. Sus parientes de Sajonia y Turingia y también su marido, que es de Franconia, contribuyen al hecho de que a veces pida un Schrippe en Baviera o busque un Kräbbel en Berlín…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Babbel para Windows 8 – Cinco preguntas a Dari Salimi

Posted on October 23, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Babbel para windows 8Dari es Product Manager para las aplicaciones móviles y precisamente estos días un hombre muy ocupado en Babbel. A pesar de ello, nuestra blogger Aishah ha encontrado un espacio en su apretada agenda para hacerle algunas preguntas con motivo del próximo lanzamiento de Windows 8 ( y de las aplicaciones de Babbel para Windows 8 ) este 26 de octubre. En el ámbito privado, Dari es un usuario fiel a los productos de Apple, pero las nuevas aplicaciones de Windows 8, especialmente desde el punto de vista visual, le llaman la atención.

¿Qué haces en Babbel? ¿Tienes tiempo de aprender algún idioma de vez en cuando?

Soy Responsable de Producto para las aplicaciones móviles de Babbel. Yo, más bien hago “learning by testing”. Una vez desarrolladas en colaboración con nuestros programadores pruebo las aplicaciones y evidentemente así se retiene mucho vocabulario en la memoria. Por cierto, lo que más me gusta es aprender español.
Cuando empecé a trabajar en Babbel, hace aproximadamente un año, ya existían aplicaciones para iPhone. La optimizamos para el iPad y también lanzamos al mercado una aplicación para Android.

Como tú has dicho, ya existe Babbel para iOS y Android. ¿Por qué habéis decidido lanzar otra para Windows 8?

Nuestras aplicaciones para iOS y Android tienen mucho éxito. Durante un proyecto de Microsoft en Berlín tuvimos la oportunidad de conocer el sistema y la tecnología de Windows 8 y el contacto directo con los expertos de Microsoft abrió el camino para una colaboración.
La formación no sólo es cada vez más importante sino también más popular. Seguramente estos fueron los motivos por los que Microsoft se puso en contacto con nosotros y mostró su interés en desarrollar nuestros cursos para Windows 8. Por supuesto, yo ya había reflexionado sobre un posible lanzamiento de una aplicación para Windows 8. Ahora somos el primer proveedor de una app de aprendizaje de idiomas en la Windows 8 Store y no podemos negar que nos llena de orgullo.

¿Qué tiene de especial Windows 8?

Lo que me parece más interesante es el intento de unir el uso con dispositivos móviles y dispositivos sobremesa. Windows 8 no sólo se puede utilizar de forma convencional, con un PC, un ratón y un teclado, sino también mediante pantallas táctiles, que están muy extendidas, especialmente en los dispositivos móviles. Además, el diseño de la interfaz ha cambiado mucho. Para nosotros este cambio resulta oportuno, porque se adapta muy bien a nuestros entrenadores de vocabulario audio-visuales.

¿Cómo fue la colaboración con Microsoft? ¿El inicio de una gran amistad?

Realmente fue una colaboración muy agradable. Porque no hubo únicamente una persona de contacto “comercial”, sino que estuvimos en contacto directo con un desarrollador de Microsoft. La comunicación directa facilitó considerablemente todo el proceso de desarrollo. Tenemos curiosidad de saber qué sucederá de ahora en adelante, pero aún no hacemos planes de futuro concretos. Primero tenemos que esperar a ver cómo los usuarios reciben Windows 8 y por supuesto especialmente las aplicaciones de Babbel. Más adelante entregaremos el tan apreciado sistema de reconocimiento de voz en forma de actualización, ya que por motivos técnicos no ha podido estar dentro de la primera versión de lanzamiento. Una implementación para Windows Phone 8 también sería otro paso interesante, ya que de momento nuestra aplicación sólo está disponible para PC y tablet. Otra opción sería integrar en la aplicación todos los cursos a los que ya se puede acceder en babbel.com. En cualquier caso, aún tenemos mucho que hacer.

¿Qué ofrece, pues, la aplicación de Babbel para Windows 8 a los usuarios?

Con el lanzamiento oficial se podrán adquirir aplicaciones individuales para 11 idiomas en la categoría ‘Formación’ del Windows 8 Store. Desde el punto de vista didáctico y de contenido nos mantenemos fieles a las aplicaciones ya existentes y al concepto de Babbel. En mi opinión, nuestras aplicaciones se adaptan muy bien al nuevo aspecto del Windows 8. Pero por encima de todo los usuarios podrán contar con… ¡mucha diversión!

pruébalo aquí

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Una decisión difícil de tomar? Babbel para Android, iPhone / iPod y iPad… y ahora también para Kindle

Posted on September 10, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Tengo treinta y tantos y estoy completamente desfasado. Hace poco tuve un iPad en las manos por primera vez en mi vida y el responsable de este paso fue el iBook de Babbel “ Learn Spanish : Beginner’s Course 1 ”. Me quedé impresionado. Cuando aún no había digerido del todo esta nueva experiencia, me encontré con el siguiente aparato encima de la mesa, un Kindle, con el nuevo eBook “ Learn German: Beginner’s Course 1 ”. Quedé de nuevo impresionado, pero también un poco confundido: ¿qué aparato es mejor? Los llamados multiple device users (usarios de multiples aparatos) no se plantean esta pregunta. Para ellos, tener varios dispositivos móviles es lo más normal del mundo.

Por suerte, para bastantes personas del equipo de Babbel el mundo está tecnificado de forma natural. Anne, por ejemplo, tiene un iPad y un Kindle y se lleva los dos (!) de vacaciones. Así que le pregunto: “¿Cuál es la diferencia?”

Porque yo mismo no veo ninguna gran diferencia, a parte de que el Kindle (touch) es más pequeño y no tiene un aspecto tan colorido e “interactivo”, es decir, que no pasan tantas cosas. En ambos dispositivos hay una función de marcado y notas, ambos libros introducen los términos más importantes en conversaciones. Tanto en uno como en otro hay explicaciones y ejemplos sobre la gramática, además de rondas de repaso con las soluciones.

Anne me indica que el Kindle, por ejemplo, no brilla, es decir, que consume poca corriente, por lo que prácticamente nunca debe cargarse. Además, no refleja a la luz del sol. Ambas características hacen que Kindle sea apropiado para hacer una escapada a un lugar soleado.  Me quita el Kindle touch y en un primer momento pasa la mano por encima del aparato con torpeza, resulta conmovedor. El suyo es con teclas, dice. Y entonces empieza a elogiarme tanto el aparato, que yo también quiero tener uno en seguida. Pero solo el modesto Kindle, en eso continúo siendo anticuado.

En realidad, no se trata de “una cosa o la otra”, sino de necesidades de formato y manejo según la situación. Aprender vocabulario con el teléfono Android en el autobús, hacer ejercicios de gramática interactivos con el iPad sentados en el sofá u hojear el libro Kindle en la playa. Después de iPhone/iPod, iPad y Android, Kindle constituye ahora la cuarta posibilidad de aprender con Babbel desde cualquier lugar. De todos ellos, el eBook de Babbel para Kindle es el más cercano al clásico libro de texto.

Y quien no quiera saber nada de todo esto, puede hacer simplemente los cursos online en el ordenador. Podemos, pero no debemos decidirnos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone