The Babbel Blog

language learning in the digital age

¡Atención! ¡Falsos amigos!

Posted on March 28, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Babbel ha empezado a dedicarse a los falsos amigos. No os preocupéis, en nuestro nuevo proyecto no se dan cursos de coaching personal. ¡La elección de vuestro círculo de amigos sigue siendo cosa vuestra! Nuestro flamante nuevo formato de curso os va a ayudar a esquivar con destreza los peligros de la confusión lingüística…

Este curso se centra en los “falsos amigos” léxicos, que pueden convertirse rápidamente en malentendidos entre la lengua materna y el idioma extranjero. Los falsos amigos son palabras que se escriben de forma muy parecida o tienen un sonido similar y, por consiguiente, resulta tentador pensar que su significado es fácil y lógico. Si, por ejemplo, un aléman quiere hablar – ya sea en francés, italiano o español – de la última Demonstration  (manifestación) contra los políticos corruptos, parece obvio utilizar démonstration, dimostrazione o demostración. ¡Pero ni por asombro! En estos idiomas, el término hace referencia más bien a una presentación.

Con la palabra Gymnasium, el alemán también quiere ser diferente. Tanto gymnasium, gymnase, como gimnasio se refieren a un lugar en el que se fortalecen los músculos y no a un instituto de formación para estudiantes preuniversitarios en plena pubertad.

Y cuando palabras parecidas tienen significados completamente distintos en muchos idiomas, el lío es ya tremendo. Por ejemplo, la palabra inglesa con connotaciones positivas gift (regalo) da más bien miedo a un alemán (veneno). ¿Y qué sienten los suecos, los noruegos y los daneses si para ellos gift significa casado (gift en sueco ; gift en danese) ? “¡Dios mío! I feel so lost in translation!” Descúbrelo tú mismo.

Aquí puedes consultar los “falsos amigos” en tu idioma de aprendizaje:

“falsos amigos ingleses”

“falsos amigos alémanes”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Curso de dialectos alemanes: por qué Babbel se llama Babbel y otras historias divertidas que se esconden detrás del escenario del nuevo curso

Posted on January 7, 2013 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este post en: Inglés (English), Francés (Français), Aléman (Deutsch), Italienio (Italiano)

“Wos babbelscht’n du do?” – Esto no es alemán. ¿O sí lo es…? De hecho, sí es alemán. En dialecto hessiano significa “Was redest du denn da?” (“¿Qué estás diciendo?”).
 Escuchar aquí
Si aprendes un nuevo idioma, lo más práctico es aprenderlo en su variante estándar. Pero muchas lenguas, como por ejemplo el alemán, tienen diferentes dialectos, los cuales nos permiten comprender de una manera fantástica cómo es la gente y cómo vive. En Babbel pensamos que con un curso de dialectos no solo podríamos mostrar de forma simpática cómo puede sonar el alemán, sino que también ofreceríamos una visión más amplia de la diversidad del alemán y de sus gentes.

Durante la producción del curso, nosotros mismos nos divertimos mucho descubriendo el alemán, que es la lengua materna de muchos de nuestros empleados. Y nos sorprendió que muchos de nosotros pudieran hablar un dialecto (“¡Eh, no sabía que podías hablar hessiano, uau!”). Ello nos llevó a conversaciones divertidas del tipo “¡No, no había oído esta palabra en mi vida!” o “¿De verdad que llamáis Bagges a un frikadelle? ¡No lo puedo creer!”. La pausa para comer resultaba un momento ideal para preguntar a los compañeros de trabajo de dónde venían y dónde se criaron. Tras esta introducción siempre venía la pregunta: “Así que debes de hablar un dialecto, ¿verdad?”. Resumiendo: nos conocimos mejor los unos a los otros y desde un ángulo completamente distinto.

 Cuando empezamos a grabar, nos partíamos de risa.

Tuvimos que grabar algunas frases una y otra vez porque nuestros actores estallaban en carcajadas. Pero al final, los dolores de estómago provocados por las risas valieron la pena. En el curso de dialectos, que actualmente consta de seis dialectos (berlinés, alto franconiano, hessiano, suabo, sajón y bávaro), aprenderás que si pides un Weckla en Suabia, un Semmela en Franconia o un Schrippe en Berlín, siempre te darán el mismo panecillo. También entenderás a un bávaro si habla de un Hallodri (inútil) y sabrás qué es un Kräbbel (el típico pfannkuchen) hessiano. No solo aprenderás algunas palabras regionales para designar la comida y otras cosas de la vida diaria, sino que también conocerás las regiones en las que se hablan los dialectos y cómo son sus habitantes. Y finalmente desvelarás el misterio de por qué Babbel se llama Babbel: significa hablar, decir en dialecto hessiano. ¡Así que vamos a babbelear alemán con el curso de dialectos de Babbel!

 

Maren trabaja en Babbel desde septiembre de 2011. Como gestora de proyectos ha creado, entre otros, el curso de dialectos. Se crió en Berlín, pero, dado que su madre es de Hesse y su padre de Baviera, desde niña ha conocido las variantes regionales del alemán. Sus parientes de Sajonia y Turingia y también su marido, que es de Franconia, contribuyen al hecho de que a veces pida un Schrippe en Baviera o busque un Kräbbel en Berlín…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¡Ahora con el nuevo curso sobre el lenguaje coloquial español tendrás que hincar los codos!

Posted on December 20, 2012 by

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este post en: Inglés (English), Francés (Français), Aléman (Deutsch)Italienio (Italiano)

Ahí llega, despreocupado, sin complejos y directo: el lenguaje coloquial. ¡Qué divertido es darle a la lengua en el propio idioma o encontrar otro sinónimo coloquial para pasta, plata, guita y cuartos!

Pues aún más emocionante es descubrirlo en un idioma nuevo. Y cómo nos divertimos como enanos cuando, con nuestros apabullantes conocimientos de la lengua extranjera, dejamos a un nativo patitieso.
Pero para decir algo que en nuestra propia lengua está chupado, muchas veces en el idioma extranjero de repente no damos pie con bola.  Porque, ¿cómo se hace un breve y ligero comentario como: “¡Vaya tela!”? Al principio a uno literalmente le faltan las palabras.

Cuando aprendía español y pude decir por primera vez “Estoy tiesa.” en lugar de “No tengo dinero.”, no solo me puse más contenta que unas pascuas sino que mis amigos españoles también quedaron entusiasmados y en un plis-plas me enseñaron “Hicimos un fiestón.” y “¿Tienes un resacón?”. Porque realmente es muy distinto decir a tu círculo de amigos: “Anoche lo pasamos bomba y hoy estoy hecha polvo.” que decir: “Anoche hicimos una fiesta y hoy no estoy muy bien.”

¿Te parece muy difícil? Ahora para los usuarios de Babbel será coser y cantar con el curso sobre el lenguaje coloquial español con temas como el amor, la fiesta, la playa y la gente. El curso Lenguaje coloquial francés incluye categorías como el argot juvenil, el verlan o las abreviaciones. Sobre todo hemos procurado que estos cursos resultaran divertidos y que los diálogos fueran auténticos. En este sentido, ¡a currar!

Frauke trabaja en el departamento de Content de Babbel desde abril de 2012.Como gestora de proyectos ha creado, por ejemplo, el curso de lenguaje coloquial español.Puesto que ella misma, con tan solo veinte años, practicó sus primeras palabras y frases españolas en Sevilla, sabe qué ventajas comporta dominar lo más rápido posible la ‘auténtica’ lengua de los hablantes nativos.

Junto a estos dos cursos, el 20 de diciembre hemos publicado los cursos siguientes:

Los dialectos alemanes
Aléman Curso para principiantes 6
Portugués Curso para recuperar tu portugués 1 (nueva edición)
Italiano Curso para recuperar tu italiano 1 (nueva edición)
Francés Lenguaje coloquial francés

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone