The Babbel Blog

language learning in the digital age

Retrato: Lenel aprende tres idiomas con Babbel

Posted on May 26, 2015 by

Retrato

Los retratos de usuarios de Babbel son una instantánea de sus vidas que narran las razones por las cuales han decidido aprender un idioma nuevo. Si tú también deseas compartir tu historia con nosotros, solo tienes que escribirnos un comentario abajo.

Este mes entrevistamos a Lenel, quien vive en Galway, Irlanda, pero en realidad es de Filipinas. Paralelamente a su trabajo en un restaurante de comidas rápidas, este joven de 24 años también es un bloguero. A través de bucketlist250.com, creó una lista de cosas por hacer denominada ‘bucket list’. El término proviene de la expresión inglesa ‘to kick the bucket’, que significa ‘morir’. Se trata entonces de una lista de cosas por hacer antes de morir. Hace más de un año, Lenel asumió un nuevo reto: aprender español, italiano y francés. Decidió lograr esta meta con Babbel y escribió su experiencia en este blog. En este retrato, nos revela más detalles sobre la idea de una ‘bucket list’ y las razones de haberse trazado como una de las metas de su vida el aprendizaje de estos idiomas.

“Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez puede ser suficiente”, dijo Mae West. Esta cita me sirvió de inspiración para crear una lista de retos que quiero cumplir durante mi vida. Quiero sacar lo máximo de cada momento de mi existencia y, al final, poder decir que aproveché la oportunidad e hice realidad mis sueños. Todos queremos experimentar los momentos emocionantes que la vida nos ofrece a pesar de las ocupaciones habituales y de la necesidad de concentrarnos en los objetivos de nuestro día a día. Desde visitar otro país hasta probar una comida diferente o intentar practicar un deporte nuevo, los puntos de esta ‘bucket list’ me ayudan a concentrarme en aquellas experiencias emocionantes que deseo lograr en mi vida.

Aprender algo nuevo es realmente importante para mí. Hace poco, por ejemplo, aprendí a cambiar una rueda pinchada y eso ya fue emocionante en sí. No obstante, entre mis proyectos de aprendizaje el mayor reto es definitivamente el de aprender al mismo tiempo francés, español e italiano. Sé que no es una tarea fácil y que me tomará años llegar a hablar los tres idiomas con fluidez, pero es muy emocionante y estoy absolutamente decidido a lograr mi meta. Pienso que aprender idiomas es la mejor manera de descubrir y comprender otras culturas. Cuanto más aprenda estos idiomas, tanto más sentiré que se amplían mis perspectivas.

Irlanda es un país de diversidad. Aquí son bienvenidas las personas de diferentes partes del mundo y el inglés no es el único idioma que oigo cotidianamente, sobre todo al trabajar en un restaurante de comidas rápidas, donde cada día interactúo con cientos de clientes. Oír todos estos idiomas despertó en mí la curiosidad y el deseo de aprenderlos. Quería ser capaz de dirigirme a personas desconocidas en su propio idioma y de entenderlas mejor.

Me resulta difícil precisar una razón para querer aprender justamente estos tres idiomas. Además de que su uso está muy difundido, creo que específicamente estos idiomas mejorarán mis perspectivas de conseguir un empleo. Sin embargo, en realidad mi mayor motivación es mi deseo de viajar por el mundo y de comunicarme con las personas que conozca en mi camino. Pienso además que cada uno de estos idiomas tiene su propio encanto. El francés es la más sofisticada de las lenguas romances, me gusta la armonía y la especial suavidad que tiene. El italiano, por su parte, es conocido por su expresividad y me fascinan los gestos que lo acompañan.

En cuanto al español, mi motivación es diferente. Soy de Filipinas y, por razones históricas, nuestro idioma tiene un gran número de palabras en español. Como estuve expuesto a estas palabras desde que era pequeño, me es un poquito más fácil aprender la pronunciación del español que la de los otros idiomas. Pero esto no es lo que más me anima, sino que realmente me apasiona la idea de viajar y explorar las enriquecedoras culturas de los países de habla hispana.

Estas razones juntas son las que más me motivan a aprender estos tres idiomas. Y estoy progresando: en cada uno de ellos ya terminé el curso para principiantes. Intento estudiar casi todos los días con Babbel, así sea solo por un par de minutos en el descanso. Me parece que es suficiente para mantener firme mi decisión y seguir avanzando. Me pongo metas y plazos y mi objetivo es terminar a la semana un curso completo en cada idioma. Luego hago una pausa para revisar y reforzar lo que he aprendido.

Todo esto puede parecer algo complicado, pero también es muy gratificante. Pienso que aprender un idioma es algo que debería estar en la ‘bucket list’ de todo el mundo. Federico Fellini lo expresó mejor: “Cada idioma es un modo distinto de ver la vida”.

 

Retratos de usuarios: Michèle y André, retirados pero muy ocupados

Posted on January 30, 2015 by

Retratos de Usarios

En Babbel estamos lanzando la serie ‘Retratos de usuarios’: una instantánea de sus vidas que narra la razón por la que decidieron aprender un idioma. Si quieres compartir tu historia con nosotros, escríbenos un comentario abajo. Este mes hemos entrevistado a Michèle de Caen en Francia y a André de Québec. Michèle y André no se conocen, pero tienen muchas cosas en común. Los dos tienen 65 años y se retiraron hace muy poco tiempo. Además,  les encanta viajar. Por eso están aprendiendo español con Babbel para poder disfrutar al máximo de sus viajes alrededor del mundo.

(more…)

¿Turismo de masas? ¡No, gracias! Los consejos de Babbel para pasar unas vacaciones de verano hechas a medida

Posted on April 11, 2013 by

Playas de hotel abarrotadas, mala comida en restaurantes repletos y destinos supuestamente exóticos en los que domina el idioma alemán gracias a jubilados barrigones: bienvenidos al turismo de masas. A quien esto no le asuste, puede pasar tranquilamente sus vacaciones en las típicas islas de Mallorca y Cerdeña o en ciudades como Niza y Burdeos.

Y, aunque parezca increíble, aún hay rincones en Europa que no han  sido arrollados (hasta el momento) por la ola del turismo de masas. Solo hay que buscarlos…

 

Vieux Boucau: solo los surfistas y los campistas conocen este pequeño pueblo situado en la costa atlántica francesa. La playa de arena blanca se extiende a lo largo de muchos kilómetros de dunas y, en el interior, los bosques de pinos dan sombra a los campistas. Quien no tenga ganas de sumergirse en el barullo del cercano Biarritz encontrará la paz que desea en este pequeño pueblo y podrá contemplar puestas de sol de postal en las dunas.

 


Molise: lejos de los lugares más turísticos, las montañas, las viñas y los pueblos de piedra caracterizan esta zona idílica de Italia. A 200 km al este de Roma, los viajeros descubrirán un rincón muy especial para pasar sus vacaciones entre bosques de hayas, praderas de plantas silvestres y lagos de montaña de agua cristalina. El pequeño balneario de Termoli se considera como la puerta de entrada de la región. En cambio, a los amantes de playas naturales únicas les entusiasmará Petacciato Marina.

 

Alces, casas de madera rojas y Pippi Calzaslargas: la mayoría de la gente asocia Suecia con naturaleza virgen e idílica para toda la familia. Pero incluso aquí resulta difícil encontrar lugares que el turismo de masas no haya transformado. Una de estas zonas es la provincia de Hälsingland. En un paisaje de montaña pedregoso, en la frontera entre el norte y el sur de Suecia, los veraneantes podrán sumergirse en la naturaleza más salvaje. Por caminos marcados y senderos naturales se pueden atravesar bosques profundos llenos de linces, osos, alces y lobos e incontables lagos invitan a bañarse y a pescar.

 

Si quieres prepararte lingüísticamente para las vacaciones, encontrarás lo que buscas en babbel.com. Hay vocabulario para viajar en inglés, francés, español, italiano, portugués de Brasil, sueco, alemán, holandés, indonesio, polaco y turco y como aplicación para iOS, Android y Windows Phone 8. 

¡Se acabaron las clases! – Disfruta del verano con Babbel.

Posted on June 15, 2012 by

De una forma o de otra el verano siempre es el centro de atención. Cuando íbamos al colegio, todos los niños esperábamos cada año con gran impaciencia las vacaciones de verano. ¿Quién quería quedarse en clase estudiando si fuera nos estaba esperando la piscina, los lagos, los días largos y las noches cálidas?

En verano en Babbel también hay menos actividad… Los usuarios a veces se toman un respiro cuando llega el calor. Lo entendemos porque en días como estos, en la sede central de Babbel en Berlín, Kreuzberg, también nos secamos el sudor de la frente y nos imaginamos tal vez una cerveza fría, un auténtico helado italiano o un baño en el Atlántico. Sin embargo, el verano también desempeña un papel importante en Babbel. Porque el verano es – al menos en nuestras latitudes – la temporada de viajar por excelencia, el tiempo en que los usuarios de Babbel ponen a prueba los conocimientos lingüísticos que han aprendido con tenacidad.

Los italianos son unos de los primeros en zambullirse en el verano. Este año, sus vacaciones empezaron ya el 9 de junio, casi al mismo tiempo que la Eurocopa en Polonia y Ucrania. Los niños de Polonia, en cambio, tendrán que esperar hasta el 30 de junio. Igual que los británicos, aunque tendrán tiempo suficiente para prepararse para los Juegos Olímpicos, que se celebrarán en Londres desde el 27 de julio hasta el 12 de agosto.

Los niños suecos terminan las clases a mediados de junio y nadie celebra el verano y el inicio de las vacaciones como nuestros vecinos escandinavos: del 22 al 24 de junio, el solsticio se celebra alegremente con música, bailes, mucha comida y bebida y una gran variedad de costumbres mágicas y tradicionales. ¡No hay tiempo que perder!

En el solsticio de verano en Suecia, en las vacaciones de playa en Brasil, Italia, España, Francia, los Países Bajos o Turquía, haciendo surf en Indonesia, viendo fútbol en Polonia o los Juegos Olímpicos en Londres: ahora no sólo se demostrará si los usuarios de Babbel han estudiado con diligencia durante todo el año sino también si nosotros hemos hecho bien nuestro trabajo. ¿Son eficaces nuestros cursos periódicos para las vacaciones? ¿Qué experimentan los aficionados al fútbol en Polonia con los conocimientos básicos que les proporciona nuestro curso especial “Eurocopa 2012″?

Hay gente a la que el fútbol en general y los partidos de la Eurocopa no le interesan en absoluto. Sin embargo, a muchos de nosotros la competición nos consuela del hecho que, por el motivo que sea, este verano no podamos irnos de viaje. ¡Así al menos toda Europa dribla por nuestro salón!

Por cierto, unas vacaciones en “Balconia” (un concepto típico alemán que se usa cuando uno pasa las vacaciones en casa) no están nada mal: ¡qué bonita es la propia ciudad en verano! Como cuando éramos niños, vamos a la piscina y después a comer un helado. Y por lo demás, nos dedicamos a: no hacer nada.

¡Felices vacaciones!