The Babbel Blog

Online Language Learning

The Learning Revolution: It’s Not About Education

Posted on January 8, 2014 by

Wired, the US magazine on emerging technologies, published an article from Markus Witte, CEO and co-founder, on the the revolution taking place in private learning. Read it here:

The education system is changing. Established teaching methodologies are reaching their limits in most developed countries. New requirements are needed. In the search for solutions, technology is playing an increasingly prominent role — allowing for new approaches such as the “inverted classroom,” Massive Open Online Courses (MOOCS) and “mobile learning”. We keep hearing of an “education revolution” — one in which technology will bring upon a radical transformation in schools and universities.

There are certainly great hopes for a change to the better but recent news are somewhat discouraging. Some even spoke of a “backlash” after Udacity, one of the most ambitious projects to revolutionize higher education, changed course towards corporate customers. Other, less well-known initiatives are also struggling: I recently spoke on a panel about “the future of education” together with a manager from a large publishing house that develops new digital products for schools and a CEO of a startup that built an adaptive software tool for maths education. Both discussed ways to persuade governments, ministries and committees to use their newest tools. But even to run a test involves a sales cycle of way more than a year — not exactly the pace of a revolution.

 

Education Will Change With the Way We Learn

Real changes and disruptions usually come “from below”: through the individual decisions of the many rather than through sweeping decrees from the government. From the car to the internet to the tablet to the iPhone — that is, in all the great upheavals that new technologies have created in our lifestyle, culture, and working environment — it has been the many individuals that have decided to adopt changes, not the politicians.

The good news is that there is indeed a revolution going on. But it is not about education systems. It is about learning. It is people taking learning into their own hands. A new trend is initiated by a whole new breed of learning technology start-ups that set out to make learning easier for everybody. Their goal is not to alter elementary education or university teaching. They do not deal with governments; their customers are not countries and states. They are focused solely on their users — people who want to learn something. And this is a powerful force to harness.

Learning tools like Babbel are directly tailored to the user; there are no institutions in between. People decide for themselves whether or not the product helps them toward their goals and is worth their money. It’s a much smaller-scale enterprise than a nationwide introduction of new software for schools or the building of an online university.

These upheavals are also taking place in the learning sphere but outside of the established educational systems. Students are currently not the most active in this change process. As a rule, they study for their degrees and final exams with a goal clearly in mind. Formal education is more about passing a French exam than about being able to actually talk to a French person. This is because a degree or certificate is often equally valuable as the actual knowledge or skills.

 

The Learning Revolution is Taking Place at Home

More and more people are using new technologies for self teaching. Let’s look at language learning for example. Over 100 million people all over the world are learning languages online today (1) — and only a fraction of them would ever have considered using traditional learning materials or courses to do so. As a part of my research, I have personally talked to some of them: It would never have occurred to the nurse in Louisville to buy a textbook or an expensive CD to learn a language — but now, she’s studying German on her tablet after her shift. The same holds true for the retiree in southern France who started to learn English on his laptop at the age of 70, or for the London banker riding home on the tube practicing Spanish on the latest iPhone. This group of people has decided to self teach because they came across learning tools of a new generation.

Technology is not really generating new demand but makes more things possible. E-mail, cameras in smartphones and Wikipedia are just a few examples of how this works. All these examples “replace” older technologies — and yet they open up completely new spaces.

The choices are manifold and changing at a breathtaking pace. In language learning alone, virtual classrooms, tutoring via video chat, learning communities with user-generated content, crowd-sourced translation services, and interactive services for self-learning offer a dizzying array of choices. Established standards and clear user expectations are nonexistent. Only one thing is for sure — the interest is enormous and the popularity of the internet and smartphone apps for learning is growing by leaps and bounds.

Language learning is only a part of a trend toward self-learning. Other offerings, from computer programming to brain training are popping up like daisies. No matter what the latitude or longitude, private individuals are deciding to learn on their own accord.

This revolution is taking place in living rooms and cafés, on public transport and in offices. It is carried out by people who decide to take their learning into their own hands — and they are finding ever more and better technology-based products to help them.

In the end, the education revolution might be a real, old-fashioned revolution: one that comes from below, takes unforeseen routes and hits the centers late in the process. It might already be in full swing and it might be way more powerful than it seems when we only look at the established education systems.

 

(1) a guess based on the compound user numbers of Babbel, Busuu, LiveMocha, duolingo = 140M alone. 40% of them probably use more than one platform (= 84M unique users) at least 20M more unique users will use smaller platforms

Read more about Markus Witte and the founding team here.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Han llegado las nuevas apps para iPhone – ¡ahora con toda la oferta de cursos!

Posted on September 24, 2013 by

 

Nuestros programadores, diseñadores y especialistas en la enseñanza de idiomas se rompieron la cabeza durante meses, discutieron acaloradamente y una que otra noche la pasaron en blanco tomando litros de café y Club Mate. Y por fin están aquí, puntuales para el lanzamiento de iOs-7: ¡las nuevas apps de Babbel!

La D-Team

 

Con ellas ofrecemos por primera vez para iPhone yiPod touch todas las funciones premium de la web, 6000 horas de aprendizaje llenas de diálogos interactivos, gramática, vocabulario, ejercicios para escuchar y escribir o el reconocimiento de voz optimizado. Además, renovamos completamente el aspecto de la interfaz de usuario para aplicaciones móviles. Ahora se ve despejada y moderna, es fácil de usar y, con sus pequeñas animaciones y sus efectos de color y sonido, hace que aumenten la motivación para aprender y la diversión.

 

¿Cómo funciona el aprendizaje incluyendo varias plataformas?

Las aplicaciones móviles contienen casi toda la oferta del programa online (de momento, los cursos completamente nuevos, Business English y los cursos B1 de nivel intermedio están disponibles exclusivamente en babbel.com) y están incluidas automáticamente en la suscripción regular. Esto significa que con la misma información de usuario podréis iniciar sesión en todas las plataformas y aprender en cualquiera de ellas sin costos adicionales. La nueva app funciona abarcando todos los dispositivos móviles: una vez descargada e instalada, tus avances serán sincronizados automáticamente entre iPhone, iPad, iPod Touch y la web.

Babbel saca así de casa vuestras clases de idiomas para llevarlas a la calle, al parque, al tren, al café… Aprender cuándo y dónde os venga bien en el momento, lo que deseáis y cuanto tiempo os parezca. Un par de palabras en la cola del supermercado o una lección de gramática de camino al trabajo. “Muchos quieren aprender un nuevo idioma, pero no tienen tiempo o les falta motivación”, afirma nuestro CEO, Markus Witte. “La nueva app ayuda a solucionar esta situación, pues es accesible en todo momento y en todo lugar. Estoy muy orgulloso de mi equipo y de los resultados de su duro trabajo.”

Nuevas apps – pronto también para Android.

Las apps para nuestros idiomas de aprendizaje más populares, inglés, español y francés, ya están disponibles para su descarga gratuita. Pronto vendrán otros idiomas. Como siempre en Babbel, se puede probar gratis la primera lección de cada curso. El acceso completo a todos los contenidos se obtiene a través de una suscripción. Esta puede hacerse de la manera acostumbrada en babbel.com, o ahora también directamente a través de la app en el App-Store, donde se encontrará: suscripción de 1 mes por 9,99 euros, suscripción de 3 meses por 19,99 euros y suscripción de 6 meses por 33,99 euros. Las apps gratuitas para entrenar vocabulario, que hasta ahora se ofrecían para iPhone, siguen existiendo como una oferta adicional.

Y para todos los usuarios de Android: ¡no tardan en llegar también para vosotros las nuevas apps!

ir al App-Store

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

O’zapft is! – El curso para el Oktoberfest

Posted on September 6, 2013 by

Siempre me he preguntado por qué la gente va al Oktoberfest en Múnich. Vale que es el festival más grande de la historia, algo así como una especie de Meca para todos los juerguistas del mundo. ¡Pero ese es precisamente el problema! Conste que yo no soy ninguna aguafiestas. ¡Todo lo contrario! Nunca me pierdo una buena juerga. Pero esa borrachera tan carente de sentido, de toque folclórico y consecuencias devastadoras para la salud… Ni aunque me paguen.

Los recién llegados intentarán desesperadamente encontrar sitio en alguna de las carpas. Si has conseguido ganar esa batalla, aquí empieza la fiesta, sí, la fiesta de los rudos modales en espacio reducido: ducha de cerveza, empujones -o peor, abrazos no deseados-, pis (me abstengo de hacer más comentarios)… ¡y todo en la mesa! Sin duda alguna, Knigge se revolvería en su tumba. Cuanto más imagino los acontecimientos en la carpa, más apocalípticos me parecen los escenarios, con Dirndl-camareras cargadas con jarras de cerveza balanceándose entre la masa ebria para llegar a las mesas con las jarras vacías…

Aunque la verdad, tengo que reconocer que nunca he estado allí… He aquí el quid de la cuestión. Cuando Babbel propuso un curso temático sobre el Oktoberfest, me mostré absolutamente escéptica. Sin embargo, investigando durante el desarrollo del curso, el festival despertó mi interés cultural:

Hay atracciones históricas del siglo XIX, construidas en madera, con bandas de música que actúan en directo.¡Increíble!

¿Sabías que la Krinoline, conocida comúnmente como el carrusel se accionaba manualmente hasta los años 30 porque sólo podía girar a mano en un sentido? ¡Interesante!

¿Y que a principios del siglo XIX nadie vestía trajes bávaros sino moda francesa? ¿Quizá debería probarme un Dirndl?

De verdad, hay mucho por descubrir. Con nuestro curso temático sobre el Oktoberfest, los principiantes podrán prepararse lingüísticamente para pedir una cerveza a las ‘Dirndl-camareras del Apocalipsis’. Los diálogos cortos y las tarjetas de información contienen también hechos históricos y datos culturales. Y en las últimas seis lecciones, los más valientes podrán atreverse con el dialecto bávaro. Así te preparamos, para bien o para mal, para un Oktoberfest inolvidable: “O’zapft is! Des wird a Mordsgaudi!

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Ver, oír y entender idiomas

Posted on August 16, 2013 by

Tarte, tartiflette, tapenade, etc. son platos típicos franceses, pero, ¿qué significan exactamente? Con el curso sobre la cocina francesa, no solo los usuarios de Babbel hacen un “Tour de France” lingüístico y culinario por las regiones de Francia seleccionadas. También la traducción y el asesoramiento del departamento de redacción se convirtieron en un viaje emocionante y lleno de aventuras: ¿con qué se pueden comparar determinados platos en el propio idioma? ¿De dónde vienen nombres propios tan divertidos como “pôchouse”, “pulenda”, “quenelle”, “cassoulet”, “nonnette”, “tartiflette” y “tapenade”? ¿Pueden traducirse?

Para conseguir un efecto didáctico, decidimos traducir las especialidades presentadas, siempre que fuera posible. Al fin y al cabo, no se trata simplemente de escribir “cassoulet”, sino de saber qué se esconde detrás de este plato de la región “Midi-Pyrenées” para, posteriormente, poder entender la carta en un restaurante francés.

Gracias a la presentación de la palabra con su traducción, el estudiante ya tiene una idea de qué es un “cassoulet” antes de que se describan detalladamente los ingredientes y la preparación: un guiso de alubias blancas. La traducción va acompañada de la información adicional “nombre propio” para evitar que el usuario piense por error en la combinación de “potée” (potaje, guiso) y “haricots blancs” (alubias blancas) cuando practique posteriormente “cassoulet” en el sistema de repaso. Y para poder recordar el término más fácilmente, también se explica que “cassoulet” viene de la denominación occitana para la cazuela de barro, “la cassole”, que es el recipiente en el que se prepara tradicionalmente el guiso.

With other specialties, such as the Savoyard potato bake, la tartiflette, we as translators need to do a little homework… The name of this dish has its origins in the word “tartiflâ” from dialect and got the diminutive ending “-ette”. That’s why the additional information for this dish with potatoes and Reblochon cheese was “little potatoes”.

Para traducir “la tartiflette”, el traductor también tuvo que mostrar algo de creatividad, porque, ¿cómo se podía traducir “la tartiflette” al español? El nombre del plato saboyardo “la tartiflette”, una especie de gratinado de patatas, tiene su origen en la denominación “tartiflâ” (patata) propia del dialecto local y a la que se le agregó el diminutivo “-ette”. Esta es la razón de por qué “patatitas” se presenta como traducción literal de este plato preparado con patatas y queso reblochon.

De una manera también imaginativa y tal vez un poco osada se presentan las “quenelles” de Lyon. Por su ingrediente principal, la sémola de trigo, y por su forma alargada no son exactamente “croquetas” en español, “dumplings” en inglés, y “gnocchi” en italiano. La traducción escogida es solo aproximada. Pero esto se resuelve en el curso y se explica con todo detalle en los ejercicios, de modo que también se aprende que “quenelle” viene de la palabra alemana “Knödel”.

Lo que no se consiguió traducir de ninguna manera fueron, por ejemplo, dos tipos de queso de la Champagne: “le langres” (queso anaranjado de sabor intenso de la región de Langres) y “le rocroi” (un queso de Rocroi). En estos casos no fue posible encontrar una traducción que no nombrara el lugar de origen, porque el queso lleva el nombre de la región de la que procede.

A diferencia de otros cursos de Babbel, como por ejemplo los cursos para principiantes, en los que lo más importante para la traducción son las explicaciones gramaticales adicionales, el curso sobre la cocina francesa fue un verdadero desafío y requirió mucho trabajo de investigación antes de elegir las traducciones correspondientes. Sin embargo, también fue muy interesante e informativo descubrir que algunas denominaciones de las especialidades francesas estudiadas vienen de dialectos regionales e incluso de otras lenguas como el polaco, el italiano y el alemán. Pero, con todo ello, hasta nuestro protagonista francés se desorienta completamente en la última lección y dice: “Le kouglof ??? Encore un mot incompréhensible !” (¿El bizcocho alsaciano??? ¡Otra palabra incomprensible!) ¡Lástima que nadie le hubiera recomendado el curso de Babbel sobre la cocina francesa antes de emprender su viaje culinario!

Sobre la autora: Katja es Senior Content Manager en Babbel y le gusta preparar para sus amigos y sus compañeros de trabajo los platos de un libro de cocina francés que se compró al finalizar una estancia de dos años en París. Sin embargo, no se toma tan en serio la lista de ingredientes de los platos como las reglas de la gramática francesa que aplica en su trabajo como redactora de los cursos de francés de Babbel.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Los cursos de profundización de Babbel: ¿Qué significa A-B-C y qué hacemos mejor que los demás?

Posted on July 30, 2013 by

A1, A2, B1, B2, C1, C2. Así es como se llaman los niveles de lengua desde hace algunos años en Europa. ¿Pero qué significan? El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL) del Consejo de Europa llama A1/A2 a los niveles básicos, B1/B2 a los niveles intermedios y C1/C2 a los niveles avanzados.

Antes de que se implantara el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, la competencia lingüística se evaluaba principalmente mediante los conocimientos de gramática y vocabulario, es decir: ¿los alumnos pueden traducir correctamente, formar conjuntos gramaticales y dominan la ortografía? Los productos didácticos digitales de esta tradición hacen rellenar huecos con palabras y formas gramaticales en todos los niveles. Cuanto más alto es el nivel, más complicados son el vocabulario y la gramática. Pero por desgracia un especialista en gramática con conocimientos del diccionario no necesariamente es capaz de comunicarse en el mundo real. Esto lo sabe cualquiera que en la escuela sacaba buenas notas en un idioma extranjero y, en cambio, en el país correspondiente no podía decir ni una palabra.

El MCERL tiene otro enfoque: los niveles lingüísticos que van desde A1 a C2 muestran en qué medida los estudiantes se las apañan en distintas situaciones comunicativas reales en las competencias “Leer”, “Escuchar”, “Hablar” y “Escribir”. Un par de ejemplos de la competencia “Escribir”: en el nivel A1 el alumno puede rellenar formularios, en el B1 puede escribir una breve carta sobre temas conocidos y en el C1 ya puede escribir una redacción sobre circunstancias complejas.

El MCERL se centra en la comunicación y la capacidad de actuar. Por este motivo, las descripciones para A1 a C2 no mencionan determinados temas gramaticales o un vocabulario determinado. Sin embargo, especialmente los alumnos que aprenden por su cuenta deben desarrollar una base gramatical y de vocabulario en el nivel inicial. Porque deben comprender cómo funciona su nuevo idioma y deben superar por sí solos las primeras situaciones comunicativas (todavía con frases cortas y a menudo aprendidas de memoria).

¿Qué tiene que ver todo esto con Babbel? Con nuestros cursos para principiantes 1 – 6 se alcanza el nivel A2. Este es el nivel lingüístico en el que se encuentran o se encontraban la mayoría de alumnos después de un par de años de clases en la escuela. Este año publicamos (progresivamente para distintos idiomas) nuestros cursos intermedios, con los que se practican paso a paso las competencias del nivel B1 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

Los cursos para principiantes de Babbel se centran en los temas gramaticales y de vocabulario más importantes, siempre desde el punto de vista de la capacidad de actuar en situaciones comunicativas auténticas.

Los nuevos cursos de profundización están orientados en el sentido contrario: en ellos el porcentaje de gramática y vocabulario disminuye considerablemente y la acción cobra importancia, es decir, el alumno debe poder leer, escuchar, hablar y escribir él mismo en situaciones cotidianas concretas. En cada unidad didáctica de los cursos intermedios explicamos una historia mediante la cual se practican las cuatro competencias. La primera parte se centra en escuchar y hablar: tras una breve introducción del vocabulario hay dictados, textos de comprensión oral, ejercicios de pronunciación con reconocimiento de voz y, finalmente, dentro del hilo argumental, el alumno desempeña el papel de orador en un diálogo. En la segunda parte se lee y se escribe: con ejercicios de traducción, textos de comprensión escrita y ejercicios de escritura libre, siempre dentro de la historia. La gramática se introduce implícitamente mediante el vocabulario en la primera parte de cada unidad de aprendizaje, en la segunda parte se explica y se practica con la ayuda de los ejercicios de comprensión y expresión escrita.

Mientras que la mayoría de productos para el aprendizaje de idiomas en el nivel intermedio solo hacen rellenar huecos con vocabulario y construcciones gramaticales complicadas, los cursos de profundización de Babbel proporcionan verdaderas competencias comunicativas.

¡Prueba nuestros cursos de profundización para francés e inglés!

Sobre la autora: Miriam ya había creado material didáctico para la enseñanza comunicativa de lenguas para distintos proveedores de servicios de formación, desde material para cursos presenciales hasta cursos en línea y aplicaciones pasando por recursos impresos y CDs. Está en Babbel desde hace cuatro años y dirige el departamento de redacción.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Carnaval, playas y caipiriña…

Posted on April 30, 2013 by

…como muy tarde al oír la tercera palabra todo el mundo sabe de qué se trata: ¡Brasil! Con sus playas de arena blanca, Brasil es uno de los países más turísticos del planeta. Resulta asombroso que, a pesar de su tamaño, por lo visto bastan tres palabras para describir el país. Y es que, entre el Amazonas y su zona pantanosa en el norte y las montañas del sur, que recuerdan Suiza, hay mucho más a descubrir que la samba y Copacabana.

No es de extrañar, por ejemplo, que este país de superlativos albergue las Cataratas do Iguaçu, una de las cataratas más grandes del mundo. Sin embargo, junto a estos fenómenos naturales gigantescos también hay pequeñas maravillas. Los descarados quatís (coatíes) corren a toda velocidad por el Parque Nacional y roban a los turistas las patatas fritas y otras chucherías delante de sus narices.

 Pero no importa qué decidáis visitar durante vuestro viaje a Brasil: una de las cosas más bonitas de viajar es establecer contacto con la gente del país. Los brasileños son muy abiertos. Basta con saber decir un par de palabras como “Oi, tudo bem?” (Hola, ¿todo bien?) para empezar una charla.

Para que no tengáis que proseguir una toma de contacto tan eficaz solo con las manos y los pies, porque ahora realmente no encontráis las palabras, hemos creado el curso “Portugués para las vacaciones”, que, a lo largo de 12 lecciones, trata las bases más importantes de la comunicación para vuestra estancia en Brasil. Paso a paso practicaréis cómo afrontar situaciones tales como orientarse en la ciudad, hacer la compra o reservar una habitación de hotel. También aprenderéis a pedir en el restaurante y vocabulario gastronómico como “feijoada” o “agua de coco”.

Y ya veréis con qué rapidez van a ampliarse estos conocimientos básicos cuando estéis allí. De acuerdo con el lema: quien pide “Uma cerveija, por favor.” también debería saber pedir “Mais uma!”. En español: quien pide una cerveza también debería saber pedir la siguiente.

 

Frauke es gestora de proyectos del departamento de contenidos de Babbel con las especialidades de español y portugués. Pasó sus últimas vacaciones largas en Brasil y visitó, entre otros lugares, Ilha Grande, Rio e  Iguaçu. En el nuevo curso “Portugués para las vacaciones” os da muchos consejos sobre el idioma y la cultura de Brasil.


Aquí encontrarás el curso “Portugués para las vacaciones”.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Turismo de masas? ¡No, gracias! Los consejos de Babbel para pasar unas vacaciones de verano hechas a medida

Posted on April 11, 2013 by

Playas de hotel abarrotadas, mala comida en restaurantes repletos y destinos supuestamente exóticos en los que domina el idioma alemán gracias a jubilados barrigones: bienvenidos al turismo de masas. A quien esto no le asuste, puede pasar tranquilamente sus vacaciones en las típicas islas de Mallorca y Cerdeña o en ciudades como Niza y Burdeos.

Y, aunque parezca increíble, aún hay rincones en Europa que no han  sido arrollados (hasta el momento) por la ola del turismo de masas. Solo hay que buscarlos…

 

Vieux Boucau: solo los surfistas y los campistas conocen este pequeño pueblo situado en la costa atlántica francesa. La playa de arena blanca se extiende a lo largo de muchos kilómetros de dunas y, en el interior, los bosques de pinos dan sombra a los campistas. Quien no tenga ganas de sumergirse en el barullo del cercano Biarritz encontrará la paz que desea en este pequeño pueblo y podrá contemplar puestas de sol de postal en las dunas.

 


Molise: lejos de los lugares más turísticos, las montañas, las viñas y los pueblos de piedra caracterizan esta zona idílica de Italia. A 200 km al este de Roma, los viajeros descubrirán un rincón muy especial para pasar sus vacaciones entre bosques de hayas, praderas de plantas silvestres y lagos de montaña de agua cristalina. El pequeño balneario de Termoli se considera como la puerta de entrada de la región. En cambio, a los amantes de playas naturales únicas les entusiasmará Petacciato Marina.

 

Alces, casas de madera rojas y Pippi Calzaslargas: la mayoría de la gente asocia Suecia con naturaleza virgen e idílica para toda la familia. Pero incluso aquí resulta difícil encontrar lugares que el turismo de masas no haya transformado. Una de estas zonas es la provincia de Hälsingland. En un paisaje de montaña pedregoso, en la frontera entre el norte y el sur de Suecia, los veraneantes podrán sumergirse en la naturaleza más salvaje. Por caminos marcados y senderos naturales se pueden atravesar bosques profundos llenos de linces, osos, alces y lobos e incontables lagos invitan a bañarse y a pescar.

 

Si quieres prepararte lingüísticamente para las vacaciones, encontrarás lo que buscas en babbel.com. Hay vocabulario para viajar en inglés, francés, español, italiano, portugués de Brasil, sueco, alemán, holandés, indonesio, polaco y turco y como aplicación para iOS, Android y Windows Phone 8. 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¡Atención! ¡Falsos amigos!

Posted on March 28, 2013 by

Babbel ha empezado a dedicarse a los falsos amigos. No os preocupéis, en nuestro nuevo proyecto no se dan cursos de coaching personal. ¡La elección de vuestro círculo de amigos sigue siendo cosa vuestra! Nuestro flamante nuevo formato de curso os va a ayudar a esquivar con destreza los peligros de la confusión lingüística…

Este curso se centra en los “falsos amigos” léxicos, que pueden convertirse rápidamente en malentendidos entre la lengua materna y el idioma extranjero. Los falsos amigos son palabras que se escriben de forma muy parecida o tienen un sonido similar y, por consiguiente, resulta tentador pensar que su significado es fácil y lógico. Si, por ejemplo, un aléman quiere hablar – ya sea en francés, italiano o español – de la última Demonstration  (manifestación) contra los políticos corruptos, parece obvio utilizar démonstration, dimostrazione o demostración. ¡Pero ni por asombro! En estos idiomas, el término hace referencia más bien a una presentación.

Con la palabra Gymnasium, el alemán también quiere ser diferente. Tanto gymnasium, gymnase, como gimnasio se refieren a un lugar en el que se fortalecen los músculos y no a un instituto de formación para estudiantes preuniversitarios en plena pubertad.

Y cuando palabras parecidas tienen significados completamente distintos en muchos idiomas, el lío es ya tremendo. Por ejemplo, la palabra inglesa con connotaciones positivas gift (regalo) da más bien miedo a un alemán (veneno). ¿Y qué sienten los suecos, los noruegos y los daneses si para ellos gift significa casado (gift en sueco ; gift en danese) ? “¡Dios mío! I feel so lost in translation!” Descúbrelo tú mismo.

Aquí puedes consultar los “falsos amigos” en tu idioma de aprendizaje:

“falsos amigos ingleses”

“falsos amigos alémanes”

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El holandés: ¡el país de los tulipanes te está esperando!

Posted on February 19, 2013 by

Las opiniones sobre el holandés son muy dispares: desde “suena tan dulce” hasta “parece una enfermedad de la garganta” hay opiniones para todos los gustos. Con nuestro primer curso de holandés para principiantes no solo aprenderéis a pronunciar el idioma correctamente sino también vocabulario y las primeras reglas gramaticales, que os ayudarán a comunicaros durante vuestra próxima estancia en el país.

Hasta el momento en Babbel solo había un entrenador de vocabulario de holandés, en cambio ahora se puede aprender, por ejemplo, a negar afirmaciones y preguntas. Esto puede sonar banal, pero tal vez has aprendido la frase “quisiera un té” y necesitas la negación, porque justo ahora no quieres té. También era importante para nosotros crear una lección con frases útiles para la vida diaria, para poder decir, por ejemplo, que no entiendes algo y para preguntar a alguien si te podría mostrar el camino también en el plano y así poder seguir mejor sus indicaciones.

Entonces, cuando estés allí tal vez te atreverás a pedir un “koffie verkeerd” (café con leche) o incluso una ”kippensoep” (sopa de pollo) y “een portie bitterballen” (una ración de albóndigas). Y quien se haya preguntado más de una vez qué quiere decir la palabra “lekker”, que los holandeses no paran de repetir, finalmente descubrirá que “lekker” no solo se utiliza para decir que la comida está “rica” sino que también se puede “lekker slapen” (dormir bien). Asimismo, el encanto del holandés reside en el arte de decirlo todo en diminutivo, desde el “cadeautje” (regalito) hasta el “autotje” (cochecito). Para los estudiantes esto tiene la ventaja de que, si alguna vez no conocen el artículo de una palabra, pueden recurrir a la forma diminutiva, que solo puede llevar un artículo concreto.

Y otro detalle sobre la pronunciación: al principio la “g” puede sonar extraña porque se pronuncia de una manera poco habitual. Pero en seguida uno se acostumbra a pronunciar la “g” de forma gutural y se olvida del prejuicio de la enfermedad de la garganta. También hay una clara diferencia entre el Norte y el Sur a la hora de pronunciar este sonido. En el Sur (también en Bélgica) se pronuncia de forma más suave que en el Norte. Así pues, al poner sonido al curso, hemos utilizado una voz procedente del área de distribución norte y una voz del área de distribución sur (Bélgica) del holandés. De esta forma podréis oír desde el principio las diferencias en la pronunciación y también practicaréis la comprensión oral.

Veel plezier ermee! (¡Que os divirtáis!)

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Los cursos de dictados: no solo para los fans de la ortografía…

Posted on February 6, 2013 by

Un día, los usuarios de Babbel expresaron su deseo de escribir más. Cuando se propuso diseñar un curso de dictados, un murmullo se extendió por la redacción. Todos recordaban bien el colegio, la atmósfera tensa en la clase y los textos aburridos y alejados de la realidad.

Nuestro nuevo formato deja atrás estos malos recuerdos de la etapa escolar, porque permite practicar la comprensión oral y la ortografía con encanto, sentido del humor y suspense. A diferencia de la profesora en la clase, nuestros dictados tienen una función de repetición. Así pues, podrás escuchar tranquilamente la frase dictada tantas veces como quieras.

Las pequeñas historias, que causan alguna que otra sonrisa o incluso alguna que otra carcajada, endulzarán a los estudiantes esta nueva experiencia del dictado. No solo se puede practicar la ortografía sino que también se introduce vocabulario útil para la vida diaria, y todo ello sin fin formulaciones anticuadas. ¡No temas, aquí no encontrarás palabras que solo aparecen en el lenguaje escrito! Al igual que el resto de cursos, los cursos de dictados también se basan en la lengua hablada.

Las narraciones sobre encuentros extraños, malentendidos y otros sucesos tienen, en parte, sus orígenes en experiencias reales de las redactoras de Babbel: en una historia, por ejemplo, se descubre cómo el abrigo de Katja fue a parar encima de un árbol y cómo ella lo recuperó. Al mismo tiempo también se repasan temas gramaticales, terminaciones verbales importantes o la concordancia. Y es que si “préféré” se escribe con “é” o con “ée” no puede oírse, sino que se debe saber por el contexto. ¡Pero esto también se repasa antes, porque no dejamos a nadie en la estacada y solo te hacemos escribir palabras seleccionadas por nosotros y que ya has practicado antes!

Tweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone