The Babbel Blog

language learning in the digital age

Cómo consigue Babbel que aprendas un idioma

Posted on julio 10, 2018 by

Lena

Lena trabaja en el equipo de Didactics de Babbel, donde crea y optimiza nuestros cursos de idiomas. Junto a sus compañeros lingüistas, profesores, especialistas en diseño didáctico y, por supuesto, entusiastas del lenguaje, elabora contenido y herramientas de aprendizaje para ayudar a nuestros usuarios a cumplir sus objetivos individuales de aprendizaje. En esta breve serie de tres artículos, Lena escribe sobre algunas consideraciones pedagógicas que los expertos en idiomas de Babbel tienen en mente al crear contenido para millones de estudiantes. Como pequeño avance, ¡la diversidad es la clave!

Nuestros estudiantes inician su aprendizaje en diferentes puntos de partida

No solo creamos cursos de idiomas porque nos gusta (¡sin duda disfrutamos!), sino también porque existe gente que, por diversos motivos, quiere o necesita aprender un idioma.

Actualmente Babbel cuenta con más de un millón de usuarios en todo el mundo. Todos ellos con un objetivo común: aprender un idioma. Aparte de eso, difieren en muchos aspectos, debido a que cada usuario es único. De ahí que aprender un nuevo idioma sea un viaje muy personal. Para la especialista en diseño didáctico Julie Dirksen, estudiar idiomas, al igual que iniciarse en algo nuevo, se puede comparar con cubrir una grieta que va desde el momento en el que se está hasta donde se quiere llegar. Ahora bien, esta grieta es diferente para cada estudiante. Incluso si varios de ellos tienen un objetivo común, sus respectivos puntos de partida y enfoques de aprendizaje (y, por lo tanto, su viaje para cerrar la grieta) son diversos.

Ben Davies, Project Manager de inglés en Babbel, lo explica de la siguiente manera: “Tenemos estudiantes de todas las edades y con distintos idiomas nativos. Sin embargo, no solo se diferencian en la edad y la lengua materna, sino también en la educación y en la experiencia personal, profesional y en cuanto al aprendizaje de idiomas. Para muchos de ellos es la primera vez en su vida que aprenden un idioma con Babbel, otros han decidido darle una segunda oportunidad desde una mala experiencia en la escuela secundaria. También tenemos algunos usuarios que están aprendiendo su cuarto, quinto o incluso sexto idioma. Todos estos factores combinados nos muestran que nuestros estudiantes tienen necesidades muy diferentes a la hora de aprender un idioma”. Esto es, por supuesto, un gran desafío, pero al mismo tiempo es fascinante y motivador para nosotros reflexionar sobre la mejor manera de explicar una determinada regla gramatical o de introducir el vocabulario en varios niveles, adaptados a las múltiples necesidades de los estudiantes.

Sophie Vignoles, Team Lead de francés y lenguas escandinavas en Babbel, señala la importancia de tener en cuenta las distintas motivaciones que tienen los estudiantes: “Algunos aprenden un idioma para viajar, mientras que otros aprenden para mejorar sus conocimientos o para entrenar la mente”. Con el fin de cumplir con estos diversos antecedentes, intereses y objetivos, Babbel ofrece una amplia selección de cursos en diferentes niveles. Algunos están enfocados en la gramática o la pronunciación, otros en el vocabulario sobre viajes o negocios, y otros centrados en modismos y trabalenguas que pondrán tus neuronas a prueba.

Diferentes personas aprenden de diferentes maneras

Nuestros usuarios no solo difieren en qué desean y necesitan aprender, sino también en cuándo y cómo aprender de la mejor manera. A muchos de nuestros estudiantes les gusta Babbel porque pueden usar la app de forma autónoma; ellos deciden cuándo, dónde y cuánto aprender según sus hábitos y preferencias individuales.

Ben explica: “Se presta especial atención a la duración de nuestras lecciones: en su mayoría duran de 10 a 15 minutos. Esto significa que si alguien prefiere el estilo de aprendizaje “corto pero constante”, puede tomar una lección al día (algo que recomendamos) y aun así lograr un progreso real. Por otro lado, las lecciones forman a su vez unidades y así, las personas que tienen más tiempo pueden tomar varias lecciones a su ritmo hasta cubrir una unidad”. Otro beneficio a la hora de aprender un idioma a través de una app es que puedes dedicarle el tiempo que mejor se adapte a tu horario. Una encuesta mostró, por ejemplo, que la mayoría de los estudiantes prefieren usar Babbel por la noche, mientras que otros eligen la mañana o la tarde para mejorar sus habilidades lingüísticas.

No todos aprenden un idioma de la misma manera. Una categorización común de los diferentes estilos de aprendizaje en lingüística se refiere a los diferentes canales sensoriales, es decir, qué sentidos se activan cuando se aprende una nueva habilidad y cómo se procesa la información. Como explica Sophie de Babbel: “Algunos usuarios son aprendices auditivos y se concentran en escuchar, mientras que otros son aprendices visuales y procesan mejor la información con incentivos visuales. Los aprendices kinestésicos aprenden mejor cuando realizan actividades físicas, y los estudiantes del tipo lectura/escritura aprenden mejor cuando interactúan con el texto”. Sin embargo, estas categorías no son excluyentes la una de la otra. Hay preferencias individuales, pero en general los estudiantes combinan diferentes canales sensoriales en diversos grados. Para aprender algo a fondo, normalmente necesitamos activar todos los canales. Especialmente en lo que se refiere al aprendizaje de idiomas, es esencial combinar la comprensión auditiva y la expresión oral con la lectura y escritura de nuevas palabras y frases, así como la visualización y el uso de las mismas en un contexto de la vida real. Por lo tanto, los cursos de Babbel contienen una combinación de diferentes ejercicios que cubren actividades auditivas, visuales y kinestésicas. En palabras de Sophie: “A menudo, una combinación de diferentes actividades funciona mejor para abordar una variedad de canales sensoriales. Ofrecemos a los estudiantes la posibilidad de afrontar un tema determinado desde diferentes perspectivas”.

¿Cómo individualizar el aprendizaje en el futuro?

A medida que la tecnología evoluciona, también lo hace el aprendizaje digital de idiomas. Una forma de servir mejor a nuestros usuarios, cada uno con una experiencia de aprendizaje única, es hacer que el contenido se adapte automáticamente a sus necesidades, algo que actualmente estamos desarrollando y probando aquí en Babbel. Sobre este tema, Ben sugiere: “Podríamos considerar la posibilidad de que un usuario personalice completamente su experiencia de aprendizaje a través de algún tipo de test. De esta manera veríamos qué ejercicios se asimilan mejor, y esto nos permitiría filtrar las lecciones con más ejercicios que se adapten a cada usuario. Podríamos, por ejemplo, producir diferentes versiones de las mismas lecciones”. Ten por seguro que estamos buscando muchas opciones para mejorar tu aventura de aprender con Babbel. Lo más importante es que: ¡aprendemos constantemente de nuestros usuarios sobre cómo hacer que el aprendizaje de idiomas sea lo más interesante, divertido y efectivo posible para la mayoría de personas!