The Babbel Blog

language learning in the digital age

Fantasmas y espíritus del mundo: cómo se celebran las festividades en diferentes países

Posted on octubre 26, 2017 by

Megan se unió al equipo de Relaciones Públicas este verano. Aquí hace un recuento de algunas tradiciones de Halloween de su infancia en Somerset, un pueblo rural de Inglaterra, y de otras que ha recopilado con ayuda de sus compañeros internacionales de Babbel.
 

‘‘Sombras de miles de años se levantan invisibles. Voces susurran en los árboles ‘¡Esta noche es Halloween!’’’.

Dexter Kozen

(traducción libre)

 

 
Demonios y brujas, murciélagos y gatos negros, trucos, tratos y calabazas: es la temporada de Halloween. Procedente del antiguo festival céltico Samhain (que posiblemente se remonta al periodo entre el 3350 y el 2800 a. C.), Hallows-Eve o la Víspera de Todos los Santos es, de hecho, una festividad en honor a los muertos. En la noche del 31 de octubre, los celtas creían que los muertos regresaban a la Tierra. Por eso, desde hace miles de años la gente se ha reunido en pueblos para encender hogueras, celebrar rituales y celebrar banquetes con la esperanza de apaciguar a los espíritus malignos y proteger a sus familias durante el invierno.
 

 
En el Reino Unido, Halloween se conoce con diferentes nombres: Kalan Gwav en Cornwall, Calan Gaeaf en Gales y Old Sauin o Hop-tu-Naa en la Isla de Man.
En el siglo IX d. C., el cristianismo modificó el calendario festivo pagano. Samhain pasó a ser el día en el que el catolicismo reflexiona sobre las realidades del infierno y llora las almas perdidas por el mal, es decir, el Día de Todos los Santos; su víspera recibió el nombre de Halloween.
Cada año, pequeños fantasmas y brujas tocan las puertas de las casas y piden caramelos. Sin embargo, ¿sabías que esta tradición de tenebrosos disfraces comenzó con celtas vestidos con atuendos fantasmagóricos que buscaban engañar a los espíritus maléficos que vagaban por la tierra? En la víspera del Día de Todos los Santos, los pobres rogaban a los ricos por una tarta conocida como la “Tarta del alma”. Las familias permanecían despiertas hasta tarde para compartirla y rezaban para que las velas encendidas apaciguaran a los que regresaban de la muerte.
Ya en la década de 1950 los niños tallaban un tipo de remolacha grande (o nabos en Escocia, conocidos como punkies). Después portaban sus creaciones mientras iban de casa en casa, cantaban Punkie Night Song y ofrecían oraciones a cambio de tarta o dinero.
Curiosidad: en Derry, Irlanda del Norte, se celebra la fiesta de Halloween más grande del Reino Unido. Carnavales callejeros, hogueras, fuegos artificiales y una abundante cena con Colcannon (repollo y puré de patatas) y Barmbrack (pastel de frutas) forman parte de esta celebración.
 
México, Día de Muertos
Considerado como uno de los festivales más famosos del mundo, este tiene su origen en una festividad azteca de dos meses en la que se ofrecían alimentos, alcohol, flores y cerámicas a la diosa Mictecacihuatl, o Dama de los Muertos, para celebrar la cosecha y honrar a la muerte. En la actualidad, el Día de Muertos es una mezcla de la festividad azteca y las tradiciones católicas de los conquistadores españoles.
Del 31 de octubre al 2 de noviembre las casas se inundan de colores y altares decorados con fotografías, flores, bebidas y comida. El ciclo efímero de las flores simboliza la brevedad de la vida, mientras que las plumas, las serpentinas y el papel de seda de colores vivos recuerdan la energía y la alegría de la vida. Además de los altares, las familias colocan una palangana y jabón para que los muertos se laven después de su largo viaje y encienden incienso para que les guíe en su regreso a casa. En el último día de la festividad, las familias hacen un picnic junto a las tumbas de sus seres queridos con tequila y una banda de mariachis.
Curiosidad: los desfiles callejeros en México son algunas de las fiestas más alegres y animadas del planeta. A menudo, se transporta a una persona viva en un ataúd por las calles mientras los vendedores arrojan flores y frutas en su interior.
 
China, 盂蘭節, Yulan o Zhongyuan (Festival de los Fantasmas Hambrientos)
Las culturas taoísta y budista celebran 盂蘭節, el Festival de los Fantasmas Hambrientos. En la decimoquinta noche del séptimo mes, conocido como el mes del fantasma, se cree que las puertas del infierno se abren y los espíritus difuntos deambulan por la Tierra durante 24 horas en busca de alimento y consuelo. Estos espíritus reciben el nombre de pretas: almas malévolas que murieron en un accidente, no recibieron sepultura o nunca recibieron un ritual de despedida después de la muerte. Tienen cuellos largos, como agujas, porque sus familias no dejaron comida en la tumba. Junto a los pretas, regresan los “fantasmas amables”. Para apaciguar estos espíritus, las familias queman papel de Joss, dinero de los muertos, e incienso, y preparan una comida que sirven en una mesa con los asientos vacíos para que los visitantes los ocupen.
Curiosidad: 14 días después de la festividad, las familias depositan faroles en forma de loto que flotan sobre los ríos o el mar para guiar a las almas perdidas en su próxima vida. Cuando los faroles se apagan, significa que los muertos han llegado a su destino.
 
Japón, 于蘭盆會 o Festival de Obon (Festival de los Faroles)
El Festival de Obon, Matsuri o Urabon (于蘭盆會), o Festival de los Faroles, es una tradición japonesa que tiene como objetivo aliviar el sufrimiento de los muertos. Obon comienza el decimoquinto día del séptimo mes, con la vuelta de los ancestros muertos al mundo de los vivos. Las familias preparan un festín y, a medida que se pone el sol, encienden faroles de papel en el exterior para guiar a los espíritus a casa. En el último día de la celebración, los faroles se arrojan al mar y se encienden grandes hogueras. Estas fuentes de luz guían a los espíritus a la otra vida hasta el año siguiente.
Curiosidad: en la historia antigua de Maha Maudgalyayana, un discípulo de Buda visitó a su difunta madre en el más allá. Desesperado por liberarla del limbo entre la vida y la muerte, el discípulo bailó el Bon Odori y ayudó a que su madre alcanzara la siguiente vida. En la actualidad, las familias japonesas bailan el Bon Odori para asegurar que sus familiares lleguen seguros al más allá.
 
Nepal, गाई जात्रा o Gai Jatra (Festival de la Vaca)
En el Festival de la Vaca se adora a Yamaraj, el dios con poder sobre la vida y la muerte. Las celebraciones tienen lugar el primer día de la quincena oscura, conocida como Gunla, en consonancia con el calendario lunar (es decir, en algún momento entre agosto y septiembre). Cada familia que haya perdido un familiar en el último año camina en procesión por las calles tras una vaca. Se cree que la vaca, muy venerada en el hinduismo, ayuda a los muertos a ascender al cielo.
El desfile de Gai Jatra nació cuando el rey nepalí Pratap Malla (1624-1674) perdió a su hijo. Desesperado por hacer que su angustiada esposa volviera a sonreír, el rey le pidió a su gente que se vistiera con elaboradas máscaras e hicieran bromas. Al verlos, la reina sonrió una vez más. Hoy en día, los trajes y los colores siguen siendo fundamentales en la festividad de Gai Jatra.
Curiosidad: si no hay vacas disponibles, un niño pequeño disfrazado de vaca es un sustituto adecuado.
 
India, पितृ पक्ष o Pitru Paksha (Quincena de los antepasados)
Pitru Paksha es una festividad india en honor a los muertos (que se extiende por 16 días y se celebra con mucha comida. Esta celebración empieza en la primera luna llena de septiembre, también conocida como Bhadrapada o segundo paksha del mes lunar, y dura hasta la siguiente luna nueva, Sarvapitri amavasya o Pitru Amavasya. El ritual central gira alrededor la muerte, Shraddha o Tarpan. Los hindús creen que los muertos residen durante tres generaciones en Pitru-loka, un reino entre el cielo y la tierra, con Yama, dios de la muerte. Un hijo debe realizar el ritual de Shraddha para ayudar a su antepasado a ascender al cielo. El hijo invoca a su antecesor para residir dentro de un anillo de hierba kush, que usa en su dedo. Si el antepasado está contento con la actuación de su hijo, le otorgará salud, riqueza, conocimiento, longevidad y salvación.
Curiosidad: el banquete de la festividad debe incluir kheer (un arroz dulce con leche), lapsi (una papilla dulce hecha de granos de trigo), arroz, dal, la verdura de guar (habichuelas) y una calabaza amarilla.